REPORTAJE: La vida de las primeras damas de Estados Unidos

La muerte de Nancy Reagan, una de las primeras damas de Estados Unidos, ha calado hondo en la sociedad estadounidense que venera a las esposas de sus presidentes aún con vida. Rosalynn, señora de Carter; Barbara y Laura, parejas de los Bush, y Hillary Clinton, además de Michelle Obama, conforman este selecto grupo, figuras fundamentales del país de las barras y estrellas.
El expresidente Bill Clinton junto a su esposa Hillary Clinton, durante la campaña electoral de ella como candidata demócrata a la presidencia de EsEl expresidente Bill Clinton junto a su esposa Hillary Clinton, durante la campaña electoral de ella como candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, el pasado 26 de febrero en Columbia, Carolina del Sur. EFE/EPA/Erik S. Lesser

 

Juan A. Medina

– La muerte de Anne Francis Robbins, nombre de soltera de Nancy Reagan, deja un vacío entre las primeras damas que viven actualmente, cinco contando a Michelle Obama, actual inquilina de la Casa Blanca.

– “Lo mejor que he hecho en mi vida fue casarme con Rosalynn”, reconoció Jimmy Carter en agosto de 2015. La pareja llevan juntos 70 años.

– Barbara Bush y Laura Bush ocuparon un lugar muy discreto, mientras Hillary Clinton se ganó el respeto de los estadounidense tras el “caso Lewinsky”.

 

Con la muerte de Nancy Reagan el pasado 6 de marzo a los 94 años, doce años después del fallecimiento de su esposo, Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos desde 1981 hasta 1989, desaparece una figura fundamental de la historia estadounidense, una mujer emblemática que, durante los dos mandatos de su marido, se dedicó activamente a la lucha contra las adicciones, convirtiéndose en uno de los principales portavoces de la campaña “Solo di NO” a la droga y al alcohol.
En palabras del actual mandatario estadounidense, Barack Obama, y su esposa Michelle, la señora Reagan “se convirtió en una voz que hablaba por las millones de familias impactadas por el Alzheimer”, enfermedad por la que murió su esposo, y “una activista a favor de los tratamientos que tienen el potencial y la promesa de mejorar y salvar vidas”.
Elegante y sofisticada, dejó su carrera de actriz para apoyar la trayectoria de su marido en la política, con el que estuvo casada 52 años. Tras la muerte del mandatario ejerció una gran labor a través de la Fundación y Biblioteca Ronald Reagan “Mi vida comenzó con Ronnie”, aseguró Nancy en una entrevista en 1975, seis años antes de convertirse en primera dama.
La muerte de Anne Francis Robbins, su nombre de soltera, deja un vacío entre las primeras damas que viven actualmente, cinco si contamos a Michelle Obama, actual inquilina de la Casa Blanca, aunque sólo hasta noviembre, cuando se conocerá el nombre del 45 presidente de los Estados Unidos.
De los 44 presidentes de la historia de los Estados Unidos sólo viven cinco (incluido Obama), todos ellos junto a sus esposas. Jimmy Carter (en el cargo desde 1977 hasta 1981), George Bush padre (1989-1993), Bill Clinton (1993-2001) y George Bush hijo (2001-2009), la mayoría alejados de los focos de la política.

 

ROSALYNN, BARBARA, HILLARY, LAURA Y MICHELLE.
En el caso de los Carter, la enfermedad del expresidente, de 91 años, con un tumor en el cerebro por el que ha estado recibiendo radioterapia y medicamentos experimentados, le impide estar presente en la vida pública americana. Junto a él, su inseparable esposa, Rosalynn Smith. “Lo mejor que he hecho en mi vida fue casarme con Rosalynn”, reconoció Carter en agosto de 2015. La pareja llevan juntos 70 años.
Durante su periodo presidencial, Rosalynn acudió a sesiones del Consejo de Seguridad Nacional e incluso a las reuniones del Gabinete y, en 1977, realizó una gira por siete países caribeños y latinoamericanos para exponer la política norteamericana.
En esta etapa fue conocida como la “La nueva Eleanor Roosevelt”, en referencia a la esposa del presidente Franklin Roosevelt (1933-1945), una de las primeras damas más populares junto a Jacqueline Kennedy, esposa del asesinado John F. Kennedy (1961-1963).
Más discreta y distante fue la participación de Barbara Bush (1925) como primera dama estadounidense.
La esposa de George Bush (1988-1993) y madre de cinco hijos, entre ellos el primogénito George, también presidente de los Estados Unidos (2001-2009) y Jeb Bush, que hasta hace poco aspiraba a la candidatura republicana a la Casa Blanca, ha luchado durante años contra el analfabetismo, el tabaquismo y el cáncer, y ha figurado en muchas asociaciones, entre ellas la Sociedad Americana de la Leucemia, de la que fue presidenta, y la Sociedad Nacional de concienciación de Donantes de Órganos, que también presidió.
En 1994, publicó su autobiografía “Barbara Bush, una memoria”, presentando a su marido como un héroe al que siempre apoyó, pero con cuya política no siempre estaba de acuerdo, por ejemplo en temas como el aborto y las armas de fuego.

 

HILLARY, CON EL OBSTÁCULO DE LEWINSKY.
A Barbara Bush la sucedió como primera dama Hillary Rodhan (1947), esposa de Bill Clinton desde 1975, y quien vivió en la Casa Blanca desde 1993 hasta 2001, y que actualmente es candidata demócrata a la presidencia del país.
Durante su etapa como primera dama, Hillary participó en los éxitos políticos de la administración que dirigió su esposo, aunque pronto se vio afectada por el escándalo Mónica Lewinsky, la becaria de la Casa Blanca que mantuvo una relación con Bill Clinton que casi le cuesta la presidencia.
A pesar de las infidelidades, Hillary mostró firmeza y apoyó a su esposo, una mezcla de fidelidad y de sacrificio que le hicieron ganarse el respeto y la admiración de los estadounidenses. Ahora, en plena carrera política, la esposa de Bill Clinton puede convertirse en la primera presidenta de los Estados Unidos.
Laura Bush, esposa del expresidente George W. Bush (2001-2009) ha sido la penúltima de las primeras damas estadounidenses, antes de la que ocupa este “cargo” en la actualidad, Michelle Obama. Tras la muerte de Nancy Reagan, Laura Bush y su marido emitieron un comunicado lamentando la pérdida de la señora Reagan, una mujer “leal a su querido marido, con una devoción igualada únicamente por su devoción por su país”.
Bibliotecaria en Midland (Texas), donde conoció a su esposo, Laura Welch (1946) ha pasado a la historia estadounidense por su discreción durante los dos mandatos de su cónyuge, un período complicado con los atentados a las Torres Gemelas y las invasiones a Afganistán e Irak.
Gran amante de la lectura, Laura Bush siempre ocupó un segundo plano. Quienes la conocen aseguran que tiene un alto grado de timidez, aunque también explican que a su marido le ha ofrecido varias veces su punto de vista en diversos temas políticos, fuera de la naturaleza que fuese.
En 2014, la empresa de encuestas Siena College determinó que Laura Bush encabezaba la lista de primeras damas que podrían haber hecho más durante su período en la Casa Blanca. Curiosamente, su sucesora, Michelle Obama ocupaba el primer puesto entre las que mejor han conciliado la vida familiar y la presidencia, según la misma empresa.
Precisamente, Michelle Obama, esposa de Barack Obama, presidente desde 2009, dejará paso a una nueva primera dama el próximo noviembre, cuando se conozca al 45 presidente de los Estados Unidos. Quizás una mujer con experiencia en la Casa Blanca. EFE-Reportajes

 

 

//EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-

 

 

 

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen