El color y calor de la Champions

Color de la Champions, tras los grandes futbolistas y entrenadores de los cuartofinalistas de la Liga de Campeones se mueven sus apasionadas e incondicionales aficiones, los "otros" protagonistas de los ocho vibrantes partidos de esta competición.
Aspecto del King Power Stadium de Leicester en el enfrentamiento de este equipo con el Sevilla, el pasado 13 de marzo en los octavos de final de la LiAspecto del King Power Stadium de Leicester en el enfrentamiento de este equipo con el Sevilla, el pasado 13 de marzo en los octavos de final de la Liga de Campeones. El estadio de los "foxes" volverá a vivir un día histórico el próximo 18 de abril frente al Atlético de Madrid. EFE/Tim Keeton

   – Estadios repletos y un masivo éxodo de aficionados para seguir a sus equipos en los desplazamientos son las características de las grandes “torcidas” europeas.

   – Para el enfrentamiento Bayern de Múnich-Real Madrid, el equipo muniqués ha recibido más de 200.000 peticiones de entradas, tres veces más del aforo de su estadio. Para la vuelta en el Santiago Bernabéu, el número de solicitudes es semejante.

   – Ocho partidos camino de Cardiff (País de Gales), sede de la final prevista para el 3 de junio, pero para eso queda mucho y mucho por jugar El objetivo es conseguir una entrada y la tarea no es fácil?. Los ocho partidos que conforman los cuartos de final de la Liga de Campeones han despertado una expectación exagerada, con estadios repletos, una demanda incalculable y un masivo éxodo de aficionados para seguir a sus equipos en sus desplazamientos.

 

Juan A. Medina

 

El color en la Champions League, una competición llena de calor y pasión. El espectáculo comienza (11 de abril) con los enfrentamientos entre Juventus-Barcelona y Borussia Dortmund-Mónaco. Un día después el Atlético de Madrid recibe al Leicester y el Bayern de Múnich al Real Madrid.

La vuelta será una semana después en orden inverso, primero (18 de abril) el Real Madrid-Bayern y Leicester-Atlético de Madrid, para seguir con el Barcelona-Juventus y Mónaco-Dortmund (19 de abril).

Ocho partidos camino de Cardiff, sede de la final prevista para el 3 de junio, pero para eso queda mucho, mucho por jugar. Las aficiones son conscientes de lo que se juegan sus equipos y no quieren dejarlos sólo. Las ocho hinchadas preparan un desplazamiento masivo para animar a sus jugadores.

Así, el Juventus Stadium de Turín se verá repleto en sus 41.500 localidades, con entradas cuyo precio oscila entre los 55 y 200 euros, y la presencia de 2.100 seguidores azulgranas, que debido a la cercanía de ambas ciudades (hora y media de vuelo, más de 800 kilómetros por carretera) propicia este masivo desplazamiento.

Para la vuelta en suelo barcelonés, la afición “bianconera” ha agotado los numerosos paquetes de viajes que se han puesto a la venta con un coste entre los 270 y los 500 euros, dependiendo del tipo de medio de transporte o de hotel. Se esperan más de 5.000 “tifosi” juventinos en las gradas del Camp Nou, en clara desventaja con la afición azulgrana, que llenará las 99.354 localidades de su estadio.

Las condiciones en ambos casos, y para el resto de partidos, es que las entradas que se vendan para las aficiones que viajen sean nominativas, por lo que serán personales e intransferibles.

El emparejamiento entre el Borussia Dortmund y Mónaco también se presenta caliente. Es la primera vez que ambos equipos coinciden en una eliminatoria de la Liga de Campeones y sus fervientes aficiones preparan en cada estadio un ambiente que intimide a los rivales.

El emblemático Signal Iduna Park, con capacidad para 65.000 espectadores, se adornará de aurinegro, los colores del Dortmund, y en especial su emblemático fondo sur, conocido como la “muralla amarilla” (“Südtribüne”), que acoge a 25.000 apasionados seguidores con la fama de ser una de las hinchadas más pasionales de Europa.

En el Signal Iduna Park estarán 2.000 seguidores monegascos, que no quieren dejar sólo a su equipo en tan importante enfrentamiento.

La vuelta en Mónaco, en el estado Luis II, el más pequeño de los ocho cuartofinalistas, con capacidad para 18.500 espectadores, también contará con el colorido de los aficionados del Borussia que ya han agotado las entradas dispuestas por el club (a un precio de 66 €), el 5 por ciento que establece la UEFA, en esta caso “sólo” un millar de ellas, circunstancia que obligará a muchos seguidores a quedarse en Alemania o, algunos de ellos, a viajar sin entrada, una posibilidad que preocupa a los organizadores.

 

FERVOR EN LAS GRADAS.

“No hay nada menos vacío que un estadio vacío”, escribía el uruguayo Eduardo Galeano. “No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie”, insistía este fanático del fútbol. No será el caso del Allianz Arena de Múnich ni del Santiago Bernabéu de Madrid, los dos estadios donde se resolverá la eliminatoria entre dos históricos del fútbol europeo, como Bayern de Múnich y Real Madrid. Entre ambos clubes suman 16 Ligas de Campeones, cinco de los muniqueses y once de los madrileños.

Es tal la expectación por los dos partidos, que la demanda de localidades se ha triplicado. El equipo de Múnich ha recibido más de 200.000 peticiones de entradas, tres veces más de su capacidad (75.000 localidades). Para la vuelta en el Bernabéu (para 81.000 espectadores) el número de solicitudes es semejante.

Más de 2.800 madridistas viajarán a Múnich, todos ellos con entrada nominativa a un precio de 60 €. Para el resto de aficionados se ha establecido un sorteo en Múnich para acceder a las entradas disponibles a un precio entre los 35 y 150 euros.

Más caro será ver el partido en el estadio madridista, donde se espera la presencia de 4.000 muniqueses previo pago de 80 € por entrada. El Santiago Bernabéu ha colgado el cartel de no hay billetes, tras vender todo el papel con precios entre 80 y 295 euros.

En ambos casos y recintos, el ambiente y fervor de sus hinchadas está asegurado, como en la eliminatoria entre Atlético de Madrid y el campeón de la Premier League, el Leicester.

Los aficionados “foxes” han agotado las 2.630 entradas que tenían para el Vicente Calderón (con capacidad para 54.900 espectadores), donde les espera una de las hinchadas más ruidosas del fútbol español, con la duda de si será el último partido de la Liga de Campeones de los rojiblancos en su actual estadio, antes de la mudanza al nuevo Wanda Metropolitano.

“Cuando la gente está, el Calderón es maravilloso”, ha advertido el técnico atlético, Diego Pablo Simeone, que espera una auténtica caldera para recibir a los británicos.

Para la vuelta, el ambiente que se encontrarán los 1.600 aficionados rojiblancos (con entradas a 60 € y un vuelo especial de 385 €) en el King Power Stadium (32.000 localidades) de Leicester, estará en sintonía con el partido más importante en la historia de los “foxes”.

Los cuartos de final de la Liga de Campeones se “cuecen” a temperaturas elevadas, con muchos de los mejores futbolistas del momento, grandes entrenadores y el apoyo incondicional de ocho de las aficiones más calientes del fútbol europeo. Todo color y calor? . EFE REPORTAJES.

 

EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-

 

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Reportajes