Recuperar la agenda social y laboral en España

A finales del año pasado, las Comisiones Ejecutivas Confederales de UGT y CCOO quisimos abordar de manera firme la necesidad de recuperar la agenda social y laboral que tan atacada se ha visto en los últimos años. Este 2018 debe convertirse en el año en que ese objetivo común se lleve a cabo.
Pepe Álvarez. Secretario General de la UGT. Firmas-efePepe Álvarez. Secretario General de la UGT. Firmas-efe

Pepe Alvarez, secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT)

 

Los últimos meses han sido difíciles para los intereses y derechos de los trabajadores, y lo han sido por una cuestión muy importante que nos ha afectado, como al conjunto de los ciudadanos de Catalunya, en primer término, y de toda España. La situación política de Cataluña ha ocupado una actualidad que se ha olvidado de los problemas más reales de los trabajadores y trabajadoras de este país, y aún parece continuar.

El conflicto catalán ha copado todas las portadas y espacios radiofónicos y televisivos, y ha servido, además, para que los distintos gobiernos, y en primer lugar el Gobierno del Estado, y organizaciones e instituciones implicadas en la recuperación de derechos sociales y laborales se hayan lavado las manos y hayan aprovechado para mirar hacia otro lado. Así pues, los problemas económicos, sociales y laborales que nos aquejan y que se agravan día tras día no han retrocedido, incluso algunos han avanzado. Nuestro empeño y voluntad nos permitieron cerrar el año con una buena noticia, el incremento del Salario Mínimo Interprofesional en un 20 % hasta 2020, alcanzando ese año los 850 en 14 pagas o los 990 en 12 pagas.

Esta acción nos permitió demostrar que nuestra voluntad de restablecer los derechos de todos los trabajadores y trabajadoras no va a cesar por la situación política que viva nuestro país. Por esta razón, junto con CCOO abordaremos las líneas a seguir en los próximos meses respecto a la recuperación de esta agenda social y laboral.

Resulta difícil hablar de recuperación. Al menos para los trabajadores y trabajadoras, cuando los últimos datos del paro nos demuestran el tipo de políticas que lleva a cabo el Gobierno para alcanzarla. El modelo de salida de la crisis que se está usando no hace más que precarizar los empleos, favoreciendo una ingente transferencia de rentas del trabajo a rentas del capital por la doble vía de devaluar salarios y derechos laborales y de debilitar las redes de protección y los servicios públicos.

Los datos de contratación, cada vez más, ponen de manifiesto una progresiva transformación de nuestro mercado de trabajo caracterizada por una sustitución de empleo fijo y a tiempo completo por empleo temporal y a tiempo parcial y, en consecuencia, salarios más bajos y una situación de peligro para las pensiones a causa de la bajada de ingresos de la Seguridad Social. En definitiva, todos estamos sufriendo una devaluación del poder adquisitivo mientras empresas y sus ejecutivos siguen ampliando sus beneficios y sus salarios.

Problemas reales que viven nuestros trabajadores y trabajadoras y que viene originada por la parálisis de la acción política que se expresa, entre otras, en no poder abordar todavía los Presupuestos Generales del Estado para este año 2018. UGT y CCOO no podíamos dejar que continuara esta situación y en esta recta final del 2017 decidimos ponernos de acuerdo en los principales temas a abordar.

Para el futuro más inmediato es necesaria una estrategia común a trasladar a los diferentes ámbitos de negociación en torno a la recuperación del poder adquisitivo de los salarios, la creación de empleo de calidad y con derechos, o la mejora de los ingresos a la Seguridad Social y la revalorización de las pensiones. Es el primer paso que nos debe permitir sentar las bases de la recuperación real también para los ciudadanos.

Decidimos también, y de manera urgente, instar a las organizaciones patronales a abordar un nuevo Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva que refleje el crecimiento de los salarios para los años 2018, 19 y 20, la igualdad y la no discriminación, la prevención de riesgos y salud laboral, o la formación de los trabajadores y trabajadoras, entre otras cuestiones

También, dentro de nuestra agenda, hemos marcado en rojo la lentitud a la que avanzan las mesas del diálogo social. Es imprescindible relanzarlas y el Gobierno debe abordar, decididamente, un plan de choque para el empleo, las modalidades de contratación y la calidad, la Seguridad Social y las pensiones, o la protección por desempleo. Aspectos fundamentales necesarios de remarcar. Así como un cambio de modelo productivo que nos permita generar esa calidad en el empleo. La energía sostenible debe ocupar parte primordial de nuestra vida y el Gobierno debe trabajar decididamente en ello. La industria, por su parte, debe alcanzar la importancia que realmente tiene si de verdad queremos una recuperación efectiva para nuestros ciudadanos y ciudadanas así como empleos dignos y de calidad.

También acordamos apoyar las iniciativas impulsadas por nuestras respectivas organizaciones de empleadas y empleados públicos en aras a recuperar derechos, el empleo y los salarios en la función pública, así como estudiar las posibles acciones reivindicativas en el caso de que nuestras llamadas a la negociación no tengan respuesta favorable.

Los sindicatos seguiremos trabajando para que el nuevo año nos traiga avances reales. Una recuperación de verdad, con empleos dignos y recuperación de derechos por parte de los trabajadores y trabajadoras.

 

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.

imagen

imagen