Las recomendaciones del FMI para España

En la declaración final de la misión del FMI a España, el organismo cree que, tras los profundos ajustes fiscales adoptados entre 2010 y 2013, España debe seguir con el proceso de reducción del déficit público "a un ritmo más calibrado" que sea compatible con el crecimiento de la economía y el empleo, pero que permita disminuir el alto volumen de deuda pública.
Logotipo del Fondo Monetario Internacional (FMI), en  su sede de Washington. EFE/Archivo/Jim Lo ScalzoLogotipo del Fondo Monetario Internacional (FMI), en su sede de Washington. EFE/Archivo/Jim Lo Scalzo

Entre las recetas propuestas se encuentran la eliminación gradual de las exenciones del IVA para aproximar la recaudación a la de otros países de la UE y ha apuntado a sectores como el del turismo, en el que ve margen para subir del tipo reducido (10 %) al general (21 %), el aumento de los impuestos especiales y las tasas medioambientales, de manera que se traslade la carga tributaria de la fiscalidad directa a la indirecta.
Alerta de que a medio plazo las perspectivas de crecimiento de la economía española se verán lastradas por la débil subida de la productividad y por el elevado desempleo estructural, pese a que las reformas aplicadas han atenuado ese riesgo.
Respecto al gasto, considera que podría ser más eficiente mediante revisiones en profundidad de los costes sobre todo en sanidad y educación.
Además, apunta tres ámbitos en los que se podría actuar de manera inmediata para los que cree que puede existir un amplio apoyo político: la mejora de las políticas activas de empleo, la reforma del sistema de financiación autonómica y la mejora de la eficacia de las políticas en materia de innovación y educación para aumentar la productividad.
Sugiere que la reforma del sistema de financiación autonómica contemple la posibilidad de ligar a resultados las transferencias a las autonomías para incentivar avances en “áreas críticas” como la Ley de Unidad de Mercado y las políticas activas de empleo.
En cuanto a la banca española, a la que reconoce el importante ajuste de plantilla y de oficinas que ha llevado a cabo desde la crisis, el FMI cree que “todavía se puede hacer más”, sobre todo, en la red de sucursales, que sigue siendo más alta que en otros países, y aboga porque el sector continúe con una política de provisiones “adecuada” y con nuevos aumentos de la eficiencia, “posiblemente por medio de fusiones“.EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos