Rajoy y Rubalcaba unen sus fuerzas para desbaratar el desafío soberanista de Artur Mas

"Garantizo que el referéndum no se va a celebrar". Mariano Rajoy fue tajante en su respuesta al anuncio del presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, de celebrar la consulta soberanista el 9 de noviembre de 2014. Además, Rajoy tiene un aliado con el que no cuenta en demasiadas ocasiones, el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Participantes en la cadena humana de la Diada de Cataluña de 2013. EFE/Archivo/Susanna Sáez
Participantes en la cadena humana de la Diada de Cataluña de 2013. EFE/Archivo/Susanna Sáez

Miguel Garrido

Más sabe que Rajoy no le va a permitir convocar el referéndum, y Rajoy está convencido de que el presidente de la Generalitat no va a renunciar a convocarlo. Si fracasa la iniciativa que ha puesto en marcha, convocará unas elecciones con carácter plebiscitario -aunque él ha negado que tenga previsto adelantar los comicios-, que previsiblemente aumentará el número de ciudadanos que apoyen tanto que Cataluña sea un Estado como que sea independiente, la formulación de la pregunta.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar, en un marcado tono amenazante, asegura que la consulta, “en lo que tiene de ilegal, el Estado debe reaccionar con eficacia y de manera proporcionada a la gravedad del desafío, que es mucha”. España no se va a romper, dijo, “pero la sociedad catalana ya acusa fisuras muy preocupantes”. En parecidos términos se manifestó el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, quien cree apreciar un auge del independentismo entre los empresarios catalanes, al tiempo que dijo sentir una enorme preocupación por el distanciamiento entre España y Cataluña.

El primer paso para que se pueda celebrar la consulta ya está acordado por tres de los cuatro grupos que apoyan la iniciativa y que tienen representación en el Congreso, CiU, ICV y ERC. Estos partidos van a presentar una proposición de ley en la que pedirán al Gobierno que delegue en la Generalitat de Cataluña la capacidad de convocar un referéndum consultivo en virtud del artículo 150.2 de la Constitución.

Y mientras Rajoy se muestra tajante en su rechazo, el PP ha impugnado los Presupuestos de la Generalitat, lo que retrasará su aprobación, porque considera que las cuentas contienen una partida de cinco millones que podrían servir para financiar la consulta soberanista.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efenalisis@efe.es