Rajoy pide prudencia y no frivolizar ante posible reforma de la Constitución

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha apelado hoy a la prudencia ante una posible reforma de la Constitución y ha advertido de que no es momento para "frivolizar" ni para que se planteen "ocurrencias e historias". El presidente español, en una declaración previa a su participación en el acto organizado en el Congreso con motivo del Día de la Constitución, ha reiterado su disposición a escuchar las propuestas de reforma constitucional que sean razonables, pero insistiendo en que debe tenerse claro qué se quiere cambiar y qué es lo que no hay que tocar.
Sesión constitutiva del Congreso que inauguró el 13 de enero de 2016 la la XI legislatura. EFE/Archivo/J. J. Guillén Sesión constitutiva del Congreso que inauguró el 13 de enero de 2016 la la XI legislatura. EFE/Archivo/J. J. Guillén

Con motivo de la celebración del 38 aniversario de la Constitución, el jefe del Ejecutivo ha considerado este texto como el pacto más importante al que se ha llegado en España en los últimos cuarenta años.  En ese momento ha recordado que los españoles aparcaron sus diferencias y decidieron acordar unas normas de convivencia, y ante la situación existente en la actual legislatura ha apelado a recuperar el espíritu de consenso y diálogo que hubo entonces

El presidente Rajoy ha subrayado que si se creara en el Congreso una subcomisión para la reforma de la Constitución habría que tener “una idea aproximada de cuál es el final” de la misma.  Para él, eso pasa por garantizar la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de todos los españoles sus derechos y libertades fundamentales, la pertenencia a Europa y los pilares básicos del Estado del bienestar. “A partir de ahí, se puede hablar, pero debemos ser prudentes.  Esto no es un asunto para ocurrencias ni para historias, ni para frivolizar. Es un asunto, como se hizo en 1978, para hacer las cosas muy bien”, dijo. 

Por su parte, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha expuesto en su discurso ante la Cámara de que cualquier reforma constitucional debe hacerse siempre con “prudencia”, ha recordado que “cualquier ajuste” del marco de convivencia debe contar “con todos” y ha alertado de que la Carta Magna no puede cambiarse por otra “solo por y para algunos”.
“No se puede modificar la Constitución al margen de la misma, ni tendría sentido que la que ha sido Constitución de todos fuese sustituida por una pensada solo por y para algunos”, ha subrayado Pastor en su discurso con motivo del 38 aniversario de la Carta Magna.
Ante el Gobierno, diputados, senadores, presidentes autonómicos y representantes de la sociedad civil, Pastor ha asegurado que las instituciones y los políticos deben tener claro que el debate sobre las reformas constitucionales ha de ser  “profundo y sosegado, abierto a la sociedad y respetuoso con los procedimientos”. Y es que para la presidenta del Congreso, el debate parlamentario “debe procurar construir y no demoler“, y aceptar la presencia y la legitimidad de todos los grupos que representan al conjunto de los españoles.

Pastor ha dicho que buscar el entendimiento supone, en ocasiones, renunciar a una parte de las posiciones iniciales cuando como ocurre esta legislatura no hay mayorías absolutas. Alabó el “camino de progreso y modernización” que ha alumbrado la Constitución de 1978  en estos casi 40 años de vida, una ley de leyes que ha permitido que la unidad nacional sea compatible con el reconocimiento de la “personalidad y de la capacidad política de las comunidades autónomas”.  Por eso, apuesta porque el posible debate sobre su reforma sea “respetuoso con los procedimientos” y preserve la unidad nacional, “derivada de nuestra historia compartida y fundamento de nuestro orden constitucional”.

Ante esta celebración institucional, el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, subraya la necesidad de iniciar los trabajos parlamentarios para abordar la reforma constituiconal, sin necesidad de esperar a que los socialistas celebren su Congreso Federal en el que elegirán a su nueva dirección. La reforma de la Constitución, dice, será “la mejor forma de fortalecerla”,  y añade que los socialistas plantearán la creación de una subcomisión dentro de la Comisión Constitucional para empezar los trabajos. A su juicio, la creación de esa subcomisión deberá hacerse por “consenso”, al igual que las reformas constitucionales.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pide al resto de fuerzas políticas que sean “valientes” para afrontar una “modernización y actualización” de la Constitución que consiga el mayor consenso posible, pero “sin privilegios” para ningún territorio.  Rivera dijo la Carta Magna es una “de las mejores del mundo”, necesita ponerse al día con los mecanismos de reforma previstos, convencido de que hay espacio para el “consenso”, algo que es “sano y bueno” para la democracia. Todo lo que no implique, “la ruptura” del marco constitucional, al entender que la solución no es dividir “por identidades” sino que todo el mundo, incluida Cataluña, se sienta “más partícipe” del proyecto común.

Mientras que Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos,  denunció las “violaciones sistemáticas” que han hecho de la Constitución la de los gobiernos del PP y del PSOE, y ha defendido que se respete su articulado como “punto de partida” para una Carta Magna “mejor” y ha dicho que en países europeos como en Alemania, la Constitución se ha cambiado “unas 60 veces” en los últimos años, mientras en España sólo se han llevado a cabo dos reformas puntuales.   Así se expresó el dirigente de Podemos en ausencia de su líder, Pablo Iglesias, en declaraciones a los medios antes del acto institucional de conmemoración de los 38 años de la Cosntitución. EFE/

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis