Rajoy mantiene el núcleo de su Gobierno

Seis incorporaciones en un Gobierno con las mismas carteras que el anterior -trece- y en el que repiten siete ministros y sólo tres salen es la fórmula elegida por Mariano Rajoy, que apuesta por combinar continuismo y caras nuevas, para la nueva legislatura.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, durante un pleno en el Congreso de los Diputados. EFE/ArcEl presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, durante un pleno en el Congreso de los Diputados. EFE/Archivo/Ballesteros

Carlos Moral

 

Pese al cambio de condiciones -de una mayoría absoluta a un gobierno en minoría- Rajoy mantiene el núcleo principal de su Gobierno anterior, en particular el área económica, donde repiten Luis de Guindos, que a sus competencias como ministro de Economía añade las de Industria; Cristóbal Montoro, que se mantiene en Hacienda; y Fátima Báñez, en Trabajo.
También conserva su poder la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que además de controlar el CNI añade ahora a sus competencias la de Administraciones Territoriales -relaciones con las regiones-, lo que implica que será la encargada de abordar la nueva financiación autonómica y, más relevante, el desafío soberanista catalán.
Sin embargo, en su habitual juego de equilibrios, Rajoy retira a Sáenz de Santamaría la portavocía del Gobierno, que ofrecía a la vicepresidenta una plataforma semanal de proyección pública, que ahora pasa al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, otro de los que se mantienen en el Ejecutivo.
También repiten el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y la de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.
Algunas de las novedades llegan en tres ministerios con peso: Defensa, Exteriores e Interior. Salen Pedro Morenés, José Manuel García-Margallo y Jorge Fernández Díaz, reprobado por el Congreso por las grabaciones sobre sus conversaciones con el exjefe de la Agencia Antifraude catalana en las que supuestamente buscaba pruebas contra políticos catalanes.
La entrada en Defensa de María Dolores de Cospedal es uno de los movimientos más significativos del nuevo Gobierno, porque sitúa a la secretaria general del PP en un ministerio de los llamados de Estado, lo que parece fortalecer la posición del partido dentro del Ejecutivo. En ello también incide la llegada a Interior del exalcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido Alvarez, al que se sitúa como próximo a Cospedal.
Frente a estos nombramiento de perfil político, para Exteriores Rajoy elige un técnico, Alfonso Dastis, un funcionario que actualmente representaba a España ante la Unión Europea, lo que indica el interés de Rajoy en reforzar el peso de España en Bruselas.
Las otras novedades en el Ejecutivo ocupan carteras vacantes en los últimos meses. Íñigo de la Serna, alcalde de Santander desde 2007, se hace con la de Fomento; y Dolors Montserrat, la más joven y la única catalana del nuevo Ejecutivo ocupa Sanidad.
Álvaro Nadal, muy próximo a Rajoy -hasta ahora era el jefe de la Oficina Económica de La Moncloa-, será el titular de Energía, Turismo y Agenda Digital, que se convierte en un ministerio con entidad propia y se desliga de Industria, que ahora queda en manos del ministro de Economía, Luis de Guindos.
En total hay nueve hombres y cinco mujeres en el Ejecutivo que, a falta de una mayoría parlamentaria que lo sustente con claridad, tendrá que recurrir al diálogo y al acuerdo. EFE-doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis