El Congreso del PSOE se celebrará el 17 y 18 de junio

El Comité Federal, máximo órgano de la formación, ha aprobado, con sólo cinco votos en contra, la propuesta de la Gestora de que el 39 Congreso del partido se celebre los próximos 17 y 18 de junio y las primarias para elegir nuevo secretario general el mes de mayo.
Cartel con las siglas y el logotipo del Partido Socialista Obrero Español en la sede del partido en la calle Ferraz. EFE/Archivo7Pepa Díaz.Cartel con las siglas y el logotipo del Partido Socialista Obrero Español en la sede del partido en la calle Ferraz. EFE/Archivo7Pepa Díaz.

 

Evaristo Amado

 

Lejos aún de repararse la fractura que hace tres meses abocó a la dimisión del ex secretario general Pedro Sánchez, los casi 300 miembros del Comité Federal del PSOE, el órgano más poderoso del partido, se reúne este sábado para decidir la fecha del congreso del que saldrá elegido el nuevo líder de la formación, que previsiblemente tendrá lugar en junio.
Esta es la segunda reunión del Comité Federal de la etapa de la gestora presidida por el presidente autonómico asturiano Javier Fernández tras la convocatoria celebrada en octubre para aprobar la abstención socialista en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.
La cita no tendrá el impacto de aquel Comité, que puso fin a un año de impasse político en España, pero sí marcará la fecha de inicio de la reconstrucción del primer partido de la oposición, fracturado desde la dimisión de Sánchez y que en las últimas semanas ha evidenciado división en torno al calendario del congreso para nombrar a la nueva cúpula y las primarias aparejadas a él.
Líderes territoriales socialistas que no constituyen el bloque mayoritario en el Comité Federal se han pronunciado públicamente a favor de que las primarias para elegir al nuevo secretario general -que semanas después sería ratificado en el congreso- se celebren “cuanto antes”, lo que llevaría al inicio de la primavera, ya que debe convocarse con 60 días de antelación.
Es la postura de la presidenta autonómica de Baleares, Francina Armengol y de los secretarios generales Luis Tudanca (Castilla y León), Sara Hernández (Madrid) y María Chivite (Navarra), pero también de más de 45 las plataformas de militantes constituidas para reclamar la convocatoria.
Frente a las tesis de los anteriores, la gran mayoría afines a Pedro Sánchez, la gestora que dirige el PSOE apela a la responsabilidad y un “análisis sosegado” sobre el proyecto político y espera ‘enfriar’ las desafección entre los sectores del partido, por un lado, y entre las bases y la dirección, por el otro.
El objetivo de la gestora es llevar a junio la convocatoria el cónclave -según sus detractores, para minimizar las posibilidades de Pedro Sánchez-, lo que probablemente ocurrirá al contar con el apoyo de la presidenta andaluza, Susana Díaz, líder de la federación mayoritaria en el partido y probable aspirante a hacerse con los mandos del partido aunque por el momento no haya querido lanzar su candidatura.
Junto a ella, comparten la tesis de esperar hasta junio el extremeño Guillermo Fernández Vara, el castellano-manchego Emiliano García-Page, el valenciano Ximo Puig y el aragonés Javier Lambán, todo ellos presidentes en sus respectivos territorios.
Si como parece prospera esta opción, el PSOE comenzará la reconstrucción de su liderazgo al menos un trimestre después de que hayan cerrado la renovación de su cúpula sus tres adversarios nacionales -PP, Podemos y PSOE-, que celebran sus respectivos congresos y asambleas durante el mes de febrero.
La polémica en torno a las fechas de elección del nuevo líder que vive el PSOE se ha avivado por la apertura de un local con las siglas de la formación a escasa distancia de la sede oficial, promovido por un grupo de militantes a los que la gestora les ha obligado a retirar el símbolo del partido por haberlo utilizado al margen de las normas de la formación.
Unidos bajo el lema ‘Recupera PSOE’, estos militantes han negado estar vinculados a Pedro Sánchez y han cargado contra la falta de actividad de las agrupaciones. Su objetivo, alegan, es promover la afiliación ante las “miles de bajas” de los últimos meses.
Sumado a la polémica de final de año sobre el reparto de unos boletos de lotería premiados, el escenario actual socialista evidencia que el objetivo de la gestora de “coser el partido” y unirlo está lejos.
“Necesitamos tiempo para reconciliarnos”, ha asegurado en los últimos días el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara.

Candidatos en el aire
Mientras los posibles aspirantes mantienen silencio sobre sus aspiraciones y tantean sus posibilidades, líderes como la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, afín a Pedro Sánchez, ha augurado tras mantener conversaciones con la militancia que las primarias a la secretaría general tendrán más de un candidato.
Ese era el escenario que buscaba evitar el sector afín a Susana Díaz, partidario de llegar al cónclave de junio con un candidato único para evitar más desgaste en el partido, la propia presidenta de la Junta de Andalucía, que sigue sin postularse de forma oficial aunque ha recalcado que ve compatible liderar su Gobierno y el PSOE.
En este sentido, incluso un referente del partido como el alcalde de la mayor ciudad gobernada por el PSOE -Vigo- y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero (Vigo), ha aconsejado a Sánchez que no se presente a la reelección.
De fondo, la opción del expresidente vasco Patxi López se mantiene en el aire, aunque sectores del partido la consideran improbable si Sánchez, con el que colaboró, sigue adelante. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis