PSOE: Eduardo Madina choca con Pedro Sánchez y el poder del aparato

Pedro Sánchez, un desconocido para la mayoría no sólo de los españoles sino de los simpatizantes del PSOE, camina hacia la secretaría general de los socialistas tras su arrollador triunfo en la recogida de avales.
  • El aspirante a secretario general del PSOE Eduardo Madina. EFE/Archivo/Alberto MoranteEl aspirante a secretario general del PSOE Eduardo Madina. EFE/Archivo/Alberto Morante
  • Pedro Sánchez, aspirante a liderar el Partido Socialista. EFE/Archivo/Villar LópezPedro Sánchez, aspirante a liderar el Partido Socialista. EFE/Archivo/Villar López
  • El aspirante a secretario general del PSOE Eduardo Madina. EFE/Archivo/Alberto Morante
  • Pedro Sánchez, aspirante a liderar el Partido Socialista. EFE/Archivo/Villar López

Miguel Garrido 

Sánchez ha superado por más de 15.000 votos a Eduardo Madina, un apoyo que parece difícil de superar. Se podría decir que el aparato ha dictado sentencia. 

Hace unas semanas, la emergente Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y líder de los socialistas en esa comunidad, parecía la persona más indicada para reflotar un partido en horas muy bajas. Era, junto a los líderes de Extremadura y Asturias, la única que había logrado imponerse en las elecciones europeas del 25 de mayo. Y ella, además, superó al PP en esa comunidad en más de 10 puntos.

Todo hacía presagiar que era la persona señalada para dirigir a los socialistas. Pero mientras le llegaban los cantos de sirena desde toda España, en Andalucía se le instaba a terminar primero lo que había comenzado: ganar las próximas elecciones autonómicas, ya que Díaz gobierna en Andalucía por la renuncia del anterior presidente, José Antonio Griñán. Y luego dar el salto a la política nacional. 

El camino para Eduardo Madina parecía expedito. Pedro Sánchez se antojaba sólo un pequeño obstáculo en la línea de salida.

Un diputado por Madrid que había logrado el acta tras dejar el escaño el ex vicepresidente Pedro Solbes, primero, y la ex ministra Cristina Narbona, después, no podía ser rival para Madina, número dos del Grupo Parlamentario Socialista. Sus más próximos no dudaban que era la persona destinada a dirigir el socialismo de los próximos años.

Sin embargo, Madina se dio de bruces el fin de semana con la cruda realidad. El recuento de avales ha demostrado dónde está la persona que llevará el rumbo del PSOE en próximas fechas. Salvo que el 13 de julio, cuando voten los militantes para elegir al secretario general, la suma de los avales y los votos de los afiliados no se correspondan.

Pedro Sánchez no sólo se ha impuesto en 12 comunidades autónomas frente a las seis de Eduardo Madina, sino que además lo ha hecho en dos muy significativas: Andalucía, donde el primero obtuvo 14.389 apoyos y el segundo 2.698, y País Vasco, feudo natal de Madina, que es diputado por Vizcaya.

Madina se impuso en su provincia y en Álava, pero en Guipúzcoa su derrota fue espectacular: 143 apoyos frente a 714 de Sánchez. El sector crítico con Madina en el País Vasco le recrimina que hace tiempo que es un hombre de Madrid y que ha olvidado a quién representa.

Aunque Madina no va a arrojar la toalla, el 13 de julio los militantes decidirán su futuro. Ese día, los más de 198.000 afiliados votarán en las agrupaciones en dos urnas, una para el secretario general y otra para los delegados que les representarán, y serán éstos los que trasladen los votos en el congreso, que se celebrará los días 26 y 27 de julio.

El mazazo para Madina es grande y sorpresivo, según explican en su entorno. Levantar esos datos será difícil, reconocen. Aunque él había anunciado que si no lograba la secretaría general se apartaría de las primarias de otoño para ser el candidato a la presidencia del Gobierno, parece que esa puerta no está aún cerrada.

Si el aparato ha dictado sentencia contra Madina dando su apoyo a Sánchez, como reflejan los datos, tal vez los militantes se rebelen y cambien su apuesta. Sobre todo ahora que Pedro Sánchez no es un tapado y que ha recibido el aval de tantos barones socialistas.

Madina, además, podría recoger los apoyos del tercero en discordia, José Antonio Pérez Tapias, el dirigente de la corriente Izquierda Socialista.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es