El procesamiento de Chaves y Griñán golpea la estrategia socialista

El procesamiento de los expresidentes de Andalucía y del PSOE Manuel Chaves y José Antonio Griñán complica aún más la posición de los socialistas ante los comicios del 26 de junio, ya de por sí debilitada por la polarización de la campaña y las expectativas de la coalición formada por Podemos e IU.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), conversa con el secretario de Organización, César Luena (d). EFE/Archivo/BallesterosEl secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), conversa con el secretario de Organización, César Luena (d). EFE/Archivo/Ballesteros

Carlos Moral

Cháves y Griñán, que ya habían entregado sus actas parlamentarias y ayer abandonaron la militancia en el partido, serán procesados por prevaricación y, en el caso de Griñán, también por malversación, en relación con el procedimiento empleado por la Junta de Andalucía para pagar ayudas a empresas, el llamado caso de los ERE.

La dirección del PSOE insiste en que las responsabilidades políticas ya han sido asumidas, subraya la honradez de los dos exdirigentes y precisa que el caso no tiene que ver con corrupción personal, una línea de defensa que parece insuficiente para frenar los ataques de los rivales a poco más de tres semanas de las elecciones.

Las noticias de los juzgados llegan en un momento ya de por sí delicado para los socialistas, que se enfrentan a una campaña aún más complicada que la de diciembre por la irrupción de Unidos Podemos, la alianza entre Podemos e IU.

La nueva formación no solo tiene posibilidades de superar al PSOE, sino que parece estar teniendo éxito en su estrategia de polarizar la campaña electoral entre la opción del PP por un lado y la suya, como representante de la izquierda y el cambio, por otra, con el objetivo de dejar a los socialistas en tierra de nadie.

Este contenido pertenece al servicio de EFE Análisis y puede adquirirlo en http://bit.ly/1sroOng