¿Es prioritario el corredor mediterráneo para la economía española?

El desarrollo del corredor mediterráneo, la red ferroviaria destinada a conectar la península ibérica con el resto del continente europeo, es criticado por asociaciones empresariales por su lenta evolución, a pesar de ser considerado fundamental para la economía española.
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (c) y el alcalde de Valencia, Joan Ribó (i) camina por la estación de tren de la ciudad mediterránea. EEl ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (c) y el alcalde de Valencia, Joan Ribó (i) camina por la estación de tren de la ciudad mediterránea. EFE/Archivo/Juan Carlos Cárdenas

Isaac Arocas

El arco mediterráneo, integrado por Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y parte de Andalucía, y por cuyo recorrido circula el 60 % de las exportaciones españolas y el 55 % del tráfico total de mercancías, genera el 45 % del PIB del país.

Una infraestructura ferroviaria moderna en el área mediterránea puede ser un eje fundamental para la reactivación económica, cuando las exportaciones han alcanzado el máximo histórico de 254.000 millones de euros en 2016.

El corredor mediterráneo es considerado prioritario por la Unión Europea (UE) desde 2011 por favorecer la competitividad de los mercados de la zona.

Entre las ventajas que puede aportar este trazado se encuentran la conexión comercial entre los puertos más importantes de España, el impacto económico y el beneficio medioambiental.

La conectividad del litoral portuario mediterráneo (Algeciras, Valencia y Barcelona) y su acceso al comercio intercontinental permitirán incrementar las exportaciones.

Mientras que la inversión en la construcción de esta infraestructura también asegura un retorno económico en el sector logístico y la industria agroalimentaria y la creación de miles de puestos de trabajo.

Por último, facilita un desarrollo más sostenible a través de la reducción de las emisiones de gases que afectan al cambio climático.

Existen diferentes concepciones del mismo, pero finalmente el Ministerio de Fomento ha aprobado un eje de mercancías que utiliza las líneas ya existentes, con pequeñas modificaciones, y discurre por la costa hasta Almería y posteriormente por el interior de Andalucía.

Esta opción no es la defendida por Ferrmed, asociación empresarial por un sistema ferroviario competitivo, que promueve una autopista ferroviaria desde Algeciras hasta Estocolmo y apuesta por la construcción de una doble vía exclusiva para trenes de mercancías.

Además cuenta con el rechazo de organizaciones empresariales de las comunidades autónomas afectadas, sobre todo Cataluña y Comunidad Valenciana, que denuncian la ausencia de criterios de eficiencia económica.

La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), encabezada por Vicente Boluda, critica el ritmo lento de las obras y la insuficiente inversión del trazado a pesar de su obligatoria adaptación, con desvíos de fondos europeos al ramal central.

También cuestiona la elección de fórmulas provisionales basadas en menores costes, como el tercer raíl que permite la compatibilidad del ancho ibérico con el ancho europeo, pero puede provocar congestión de tráfico ferroviario.

En su lugar proponen la doble plataforma de alta velocidad para el tránsito tanto de mercancías como de pasajeros de norte a sur.

El tema es fundamental para el Gobierno de Cataluña que ha creado una mesa con todos los partidos del Parlamento autonómico, patronales y cámaras de comercio, para consensuar las actuaciones prioritarias y dirigirlas al Gobierno central.

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, atribuye los retrasos a diversas dificultades técnicas y recuerda que la infraestructura cuenta con una inversión de 17.000 millones de euros.

Por otra parte, no faltan analistas que minimizan la importancia de las infraestructuras de transporte para la competitividad y que recomiendan centrase en la productividad.

Además cuestionan la rentabilidad de construir la doble vía, una gran obra que requiere una inversión mínima de 60.000 millones de euros, cuando en términos cuantitativos solo un 3 % del transporte de mercancías se realiza por ferrocarril.

Pero las distintas administraciones ya han reconocido el carácter estratégico del corredor ferroviario, uno de los proyectos de infraestructuras más importantes que afronta España.

Su impulso dependerá de la disponibilidad económica del Estado para inversiones y de las decisiones políticas para acelerar el ritmo de construcción de las obras.