Primero de Mayo, fiesta del trabajo

El Primero de Mayo se celebra en España desde 1890 tras el acuerdo alcanzado durante el congreso de la Segunda Internacional Socialista de París, el 20 de julio de 1889. En ese encuentro se estableció el Primero de Mayo como día universal para reivindicar la jornada laboral de ocho horas por medio de manifestaciones simultáneas en todas las ciudades de todos los países.
Primero de Mayo, fiesta del trabajo

La fecha se hizo coincidir con la convocatoria realizada un año antes por la Federación Americana del Trabajo para la celebración de una manifestación análoga. Y es que fue precisamente en Estados Unidos donde comenzó a celebrarse el Primero de Mayo en homenaje a las víctimas de la lucha obrera de finales de siglo XIX.

En 1884 la Federación Americana del Trabajo celebró un congreso en Chicago en el que se aprobó la celebración de la primera huelga general el 1 de mayo de 1886.

En aquellas jornadas, la principal reivindicación no era otra que la petición de una  jornada laboral de 8 horas, en una época en la que la jornada de trabajo no tenía límites, llegaba con naturalidad a las 12 o 14 horas diarias.

La agitación social promovida por sindicatos y organizaciones obreras fue creciendo hasta esa fecha, cuando se produce la muerte de nueve personas en la ciudad estadounidense de Milwauke durante los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía.

En numerosas ciudades americanas hubo huelgas y manifestaciones pero fue en Chicago, ciudad erigida en abanderada del movimiento obrero,donde los disturbios causaron la muerte de catorce personas, entre ellos siete policías, y más de un centenar de heridos. 

Las autoridades culparon de estos hechos a ocho personas y condenaron a uno de ellos a 15 años de prisión y el resto a la pena de muerte. Posteriormente, uno de los procesados se suicidó y a otros dos les conmutaron la sentencia por cadena perpetua.

La ejecución de Spies, Engel, Parsons y Fischer, conocidos como ”los mártires de Chicago’‘, se llevó a cabo el 11 de noviembre de 1887 también denominado ”Viernes negro”. La implantación del Primero de Mayo como jornada de lucha obrera se adoptó en homenaje a los ”mártires de Chicago”.

Finalmente, la jornada de ocho horas fue establecida en la conferencia internacional reunida en Washington en 1917, pero aún tendrían que pasar dos años más para que fuera asumida por la mayoría de los países.

Por ello, desde 1919 el Primero de Mayo deja de ser un día de huelgas y enfrentamientos en la calle para convertirse en la Fiesta del Trabajo, con celebraciones y manifestaciones pacíficas.EFE/DOC