Primera subasta de licencias de espectro para el 5G

El Gobierno comienza este miércoles la primera subasta de licencias de espectro para el 5G, en la que Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil pugnarán entre ellas para hacerse con el mayor lote de frecuencias para la nueva tecnología móvil.
Imagen de uno de los asistentes al Mobile World Congress (MWC), en Barcelona. EFE/Archivo/Andreu DalmauImagen de uno de los asistentes al Mobile World Congress (MWC), en Barcelona. EFE/Archivo/Andreu Dalmau

“Éste es el primer paso para el despliegue de las redes necesarias para el desarrollo del sistema 5G, que situará a España entre los países más avanzados en el impulso de esta nueva tecnología”, destacó en un comunicado la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital (Sesiad), que lleva a cabo la subasta.

El Ejecutivo pone en marcha la subasta de 200 MHz en la banda de los 3,6-3,8 GHz que se distribuyen en 40 bloques de 5 MHz cada uno, todos de ámbito nacional y con un precio de salida fijado en 2,5 millones de euros por bloque, lo que eleva a 100 millones el precio de salida para el total de megahercios que se licitan.

Las concesiones tendrán una duración de 20 años y los operadores participantes deberán respetar el límite máximo de frecuencias que puede disponer un mismo operador en la banda 3,4-3,8 GHz, fijado en 120 MHz, cifra superior a la que pedían algunas compañías.

A la puja se han presentado los cuatro grandes operadores, cuya posición de partida, no obstante, no es la misma para todos, ya que mientras Telefónica, Orange y MásMóvil ya cuentan con 40 MHz en la banda de 3,5 GHz y, por lo tanto, podrían optar a 80 MHz más en la subasta, Vodafone no dispone de espectro en estas frecuencias y podría pujar por 120 MHz.

La licitación se desarrollará por medios electrónicos, mediante un mecanismo de subasta simultánea ascendente de múltiples rondas.

Los operadores interesados deberán formular sus pujas dentro del período de duración de la ronda y el proceso finalizará cuando en una ronda no se reciban nuevas pujas.

Al final de cada día de subasta, el ministerio informará de qué ha pasado en la jornada, “por qué precios está, cuántos operadores están más o menos participando y con qué cantidad de espectro”, pero no se sabrá qué operador es el que tiene cada bloque, porque eso daría ayudas al resto.

Los operadores pueden pujar a todos los bloques, que son indistinguibles, pero no por más espectro del número máximo de bloques al que se ha comprometido optar, incluso con aval, al solicitar la participación. Además, está prohibido y sería “causa de anulación de la subasta” que las compañías tuviesen contactos entre ellas durante su duración. EFE

imagen

imagen