Presupuestos: el acuerdo con Nueva Canarias garantiza su aprobación

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de Nueva Canarias, Román Rodríguez, han firmado el acuerdo que garantiza el voto a favor del diputado Pedro Quevedo a los presupuestos de 2017 y, a cambio, se inyectarán "no menos" de 750 millones en la "sociedad canaria" directa o indirectamente.
El diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo interviene en el Congreso durante el debate de las enmiendas a la totalidad de los presupuestos de 2017. EEl diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo interviene en el Congreso durante el debate de las enmiendas a la totalidad de los presupuestos de 2017. EFE/Archivo/Sergio Barrenechea

Una cifra que ha aportado Rodríguez en rueda de prensa después de la firma del acuerdo, casi a la vez que el pleno del Congreso acogía la penúltima jornada de debate y aprobación de enmiendas del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), antes de que hoy reciba el visto bueno de la Cámara y pase al Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta.

Rodríguez, cuyo partido se presentó en coalición con el PSOE en las elecciones generales, defendió el acuerdo alcanzado con el PP y argumentó que ha sido por “patriotismo canario”, parafraseando a su compañero de filas, el diputado Pedro Quevedo, clave en la aprobación de los PGE.

A cambio del voto favorable de Quevedo, el Gobierno se compromete a apoyar la modificación del Régimen Económico y Fiscal (REF) canario, desvinculando sus recursos del sistema de financiación autonómica, para que Canarias pueda acogerse a los fondos de competitividad, lo que supondrá unos 220 millones.

Si consiguen el visto bueno del Congreso, el proyecto se remitirá al Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta y que podría cerrar definitivamente la tramitación en un pleno entre el 26 y el 28 de junio. Si el Senado introduce alguna modificación al proyecto, tendrán que volver al Congreso para su ratificación.

El Gobierno calcula que, de mantenerse este calendario, las cuentas públicas podrían publicarse en el Boletín Oficial del Estado el 1 de julio. Quedaría así finiquitado el primer gran objetivo político del ejercicio para el equipo de Mariano Rajoy, que vería el camino despejado para el gran reto político de la segunda mitad del año: el desafío soberanista en Cataluña.