ESPAÑA CATALUÑA

El presidente español minimiza sabotajes informáticos en Cataluña y Rusia niega injerencia

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha asegurado que la legalidad española tiene instrumentos "suficientes" para que "las cosas funcionen democráticamente" en los comicios autonómicos de Cataluña el 21 de diciembre. Al tiempo, Rusia ha negado su supuesta injerencia en Cataluña y lo atribuye a la "histeria".
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró hoy que la legalidad española tiene instrumentos 'suficientes' para que 'las cosas funciEl presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró hoy que la legalidad española tiene instrumentos "suficientes" para que "las cosas funcionen democráticamente" en los comicios autonómicos de Cataluña el 21 de diciembre. EFE/Javier Lizón

Rajoy expuso esa convicción en la sesión de control al Gobierno en respuesta al líder liberal (Ciudadanos), Albert Rivera, quien preguntó qué va a hacer el Gobierno ante el “hackeo y los sabotajes” desde territorio de Rusia.
Otros miembros del Ejecutivo español, como los titulares de Exteriores y de Defensa, aludieron en días pasados a que se han registrado acciones de desinformación a través de internet procedentes de territorio ruso y venezolano con el objetivo de “desestabilizar” y centradas en el conflicto independentista catalán.
Según dijo Rajoy, en los comicios regionales de diciembre en Cataluña se votará “con plena libertad”.
Rivera había asegurado previamente que todos los nacionalistas antieuropeos van a trabajar para que las elecciones autonómicas en Cataluña no se celebren con “garantías y seguridad” y recordó los ataques a las elecciones francesas o el hecho de que Holanda tuviera que cambiar su sistema de voto para contrarrestar los ataques cibernéticos.
Si bien Rajoy admitió que esas injerencias se han producido en otros países, respondió a Rivera que las decisiones que se adoptan en materia de seguridad “no se cuentan antes de tomarlas” sino una vez que han producido sus efectos.

Rusia ve histeria

Rusia rechazó las acusaciones de injerencia en la situación de Cataluña y las consideró una muestra más de la histeria antirrusa desatada en Occidente, así como de la incapacidad de los países afectados para lidiar con sus problemas internos.
“Ya estamos acostumbrados a que, según algunas observaciones, algunos de nuestros socios en Europa y Estados Unidos parece que no tienen otra cosa que hacer que presentar acusaciones contra nuestros medios y declararles agentes extranjeros”, dijo el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.
Aunque aludía concretamente a la orden dada en Estados Unidos a la televisión rusa RT (antigua Russia Today) de registrarse como “agente extranjero” para poder seguir operando en ese país, el ministro ruso se refería en general a las crecientes alegaciones en la UE y en Washington sobre el papel de la propaganda procedente de Rusia en las redes sociales.
“Quizás esto se explique porque en las capitales de los países de donde llegan esas acusaciones, sea Madrid, sea Londres, no tienen resueltos plenamente sus problemas internos”, señaló Lavrov, en una conferencia de prensa.
Y agregó: “seguramente esa histeria sensacionalista la montan para distraer la atención de sus electores acerca de la incapacidad para resolver esos problemas internos”.
Casi al mismo tiempo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, rechazaba igualmente las acusaciones asegurando que no hay ni una sola prueba.
“Ni las autoridades españolas, ni la OTAN, ni los medios han presentado ningún argumento que otorgue credibilidad a esas acusaciones, por eso consideramos infundadas estas afirmaciones que parecen ser la continuación de la misma histeria que actualmente existe en EEUU y algunos otros países”, declaró Peskov a los periodistas.
Rusia mantiene la posición oficial de que la crisis de Cataluña es un asunto interno español que debe resolverse en el marco de la ley y la Constitución españolas.
Además de España, también los servicios de inteligencia de Estados Unidos han acreditado en un informe publicado en enero de este año que Moscú había intentado influir en las elecciones presidenciales de 2016 a favor de Donald Trump frente a la demócrata Hillary Clinton, y para ello había “hackeado” miles de correos electrónicos de los servidores informáticos del Comité Nacional Demócrata.EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis