PREMIO CERVANTES

El Premio Cervantes de Sergio Ramírez dedicado a los asesinados en Nicaragua

La situación de Nicaragua fue la protagonista del Premio Cervantes a Sergio Ramírez, quien ha dedicado su discurso a los "asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia" y a los jóvenes que luchan para que "Nicaragua vuelva a ser República".
El Rey Felipe junto con el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2018. EFE/Emilio NaranjoEl Rey Felipe junto con el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2018. EFE/Emilio Naranjo

La sombra de la actualidad en Nicaragua estuvo presente en los discursos del Ramírez, primer escritor centroamericano que recibe el premio Cervantes, el más importante de las letras en español.
Ramírez, con un crespón en su solapa y tono grave, recordó la situación de su país a su llegada al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), donde se celebró la ceremonia.
Resaltó su “historia reiteradamente desdichada” y los sucesos ocurridos en estos cinco días de protestas contra una reforma de la seguridad social anunciada por el Gobierno de Daniel Ortega -y posteriormente derogada-, que han dejado al menos 27 muertos y más de 100 heridos.
Autor de más de cincuenta títulos, ente ellos “Margarita, está linda la mar”, “La marca del zorro” o “Adiós, muchachos”, Ramírez fue vicepresidente de su país desde 1985 a 1990, junto a Daniel Ortega, del que se desligó hace tiempo por su deriva autoritaria.
Ramírez volvió a aunar literatura y política, algo que le ha perseguido en su vida por su compromiso como escritor. Un novelista, ensayista, cuentista, que no ha estado nunca en una torre de marfil.
“Escribo entre cuatro paredes -dijo el escritor-, pero con las ventanas abiertas, porque como un novelista no puedo ignorar la anormalidad constante de las ocurrencias de la realidad en que vivo, tan desconcertantes y tornadizas, y no pocas veces tan trágicas pero siempre seductoras”.
“Mi América, nuestra América, como solía decir Martí. La Homérica Latina, como la bautizó Marta Traba”, precisó Ramírez, quien tuvo palabras de recuerdo para el escritor mexicano y Premio Cervantes 2005, Sergio Pitol, recientemente fallecido.
En su discurso, Ramírez recalcó que no se puede ignorar la realidad de los “caudillos del narcotráfico”, “el exilio permanente de miles de centroamericanos hacia la frontera de Estados Unidos impuesto por la marginación y la miseria, y el tren de la muerte que atraviesa México con su eterno silbido de Bestia herida, y la violencia como la más funesta de nuestra deidades”.
Ramírez, que sostuvo que la novela es una conspiración permanente contra las verdades absolutas, ha tenido recuerdos también para sus abuelos y su madre, que fue la que le enseñó a leer el Quijote, y ha reiterado su admiración por Cervantes y por Rubén Darío, con quienes la lengua española hizo un viaje de “ida y vuelta”.
Tras el discurso del flamante Cervantes, el rey Felipe VI elogió el igual “compromiso con la lengua y con la ciudadanía” del escritor nicaragüense que durante su vida ha combinado la política y las letras.
El rey mostró su admiración por la figura y la trayectoria del premiado y le transmitió la cercanía de España con el pueblo nicaragüense en medio de la ola de protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.
“Hoy reconocemos a un embajador de Cervantes y de la patria de Darío que, con usted, ha vuelto a casa, a esta casa que es la lengua de todos”, señaló el monarca.
El titular de Cultura también se refirió a la situación en Nicaragua, que “vive horas difíciles”. “Abogamos por la concordia en libertad y democracia como símbolo de esperanza para responder a los anhelos de todos los nicaragüenses”, agregó.
Si Sergio Ramírez comenzó la jornada acordándose de su país, sus últimos momentos en el paraninfo le llevaron de vuelta a esos paisajes, cuando la tuna de la Universidad de Alcalá le vistió con una de sus capas y le cantó “Nicaragua, nicaragüita”. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis