El PP inicia la carrera sucesoria de Rajoy

El Partido Popular dará este lunes, en la reunión de la Junta Directiva Nacional, el pistoletazo de salida de la carrera sucesoria de Mariano Rajoy, un proceso que durará poco más de un mes y que concluirá con un congreso extraordinario que elija al nuevo presidente del partido y su dirección nacional.
En el centro, el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, el máximo órgano entre congreEn el centro, el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, el máximo órgano entre congresos del partido. EFE/Archivo

 

La Junta Directiva Nacional, el máximo órgano entre congresos de los populares, se ha reinido este 11 de junio en Madrid para decidir la fecha concreta del cónclave previsto para la segunda quincena de julio y nombrar a los componentes de la comisión organizadora.

De acuerdo con el calendario que se ha fijado, los candidatos a presidir el Partido Popular tendrán de plazo hasta el día 20 de junio para formalizar su propuesta, y los militantes podrán votar entre quienes opten al cargo el jueves 5 de julio.

Así, Rajoy ha anunciado que el Congreso que elegirá a su sustituto se celebrará en Madrid los días 20 y 21 de julio. 

Los ‘populares’ aguardan expectantes a este momento a partir del cual se espera que empiecen a conocerse las intenciones de unos y otros y a confirmarse los nombres de los candidatos al liderazgo del partido.

Hasta ahora, los más repetidos entre los posibles aspirantes han sido tres: Alberto Núñez Feijóo, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal.

Feijóo, coinciden la mayoría de los dirigentes ‘populares’, es el mejor situado. El que “más ilusión despierta”, en palabras de un ‘barón’ regional.

Pero también Cospedal y Sáenz de Santamaría tienen sus partidarios, aunque muchos dirigentes territoriales han admitido su preocupación por el hecho de que la pugna entre ambas, no solo por el liderazgo sino también por cuotas de poder en una nueva dirección, cree fisuras en el partido.

En los últimos días han aumentado las voces que reclaman un candidato único que evite divisiones y permita que el partido salga de este proceso unido, reforzado y con la vista puesta en la importante cita electoral de 2019.

Aunque también están los que valoran la posibilidad de dos o más candidatos que sirvan para abrir un debate en el partido. Será, en cualquier caso, un proceso nuevo para el PP, al menos a nivel nacional. Porque desde el congreso de febrero de 2017 los populares tienen un sistema democrático de dos vueltas para elegir a su líder.

Ya lo utilizaron el año pasado para los congresos regionales y provinciales y será la primera vez que lo hagan para la elección de su presidente nacional.

 

Núñez Feijóo y Sáenz de Santamaría, candidatos con mayor apoyo

 

En el muestreo que publica el diario digital elplural.com, se refleja que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, es el candidato preferido por la mayoría de los votantes del PP, y del resto de electores, para sustituir a Rajoy al frente del partido.
En las quinielas aparecen destacados nombres de la formación como: Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Ana Pastor o Pablo Casado.

El 37 % de los votantes del PP creen que Feijóo debería ser el candidato del PP a la presidencia del partido. Entre el resto de electores, el apoyo baja al 22 por ciento, según una encuesta que publica este lunes ABC.

Soraya Sáenz de Santamaría figura como la segunda candidata preferida por los votantes del PP, con un 23,1 por ciento de apoyo, casi 14 puntos menos que Núñez Feijóo.
No obstante, la exvicepresidenta del Gobierno tiene un respaldo similar a su rival en las quinielas entre el resto de votantes : el 20,3%, un 1,7 puntos por debajo de Feijóo.

Si ambos líderes presentan sus candidaturas por separado, Feijóo y Santamaría se enfrentarían en una segunda vuelta de las votaciones del PP, tras el filtro de los militantes. Serían los compromisarios, elegidos también por los afiliados, los que tendrían que decidir quién será el presidente del partido. EFE