El PP gana la primera batalla para la investidura

El PP ha ganado la primera batalla para la formación de Gobierno aunque todavía queda una larga guerra para que Mariano Rajoy logre ser investido presidente del Ejecutivo, si no en las fechas deseadas por él, hacia el cinco de agosto, al menos no mucho más tarde.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, antes de intervenir en un pleno del Congreso. EFE/Archivo/Paco CamposEl presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, antes de intervenir en un pleno del Congreso. EFE/Archivo/Paco Campos

Federico Artime

Las posibilidades de que el líder del PP logre su objetivo dependen en gran parte de que Ciudadanos, que ha anunciado que se abstendrá en la segunda vuelta de la votación de investidura, cambie de postura y finalmente termine votando a favor de Rajoy.

La próxima semana comenzará la ronda de consultas del Rey con los partidos y lo previsible es que esos contactos aclaren las opciones con las que cuenta Rajoy de ser elegido.

La elección de la ministra de Fomento en funciones Ana Pastor, con 169 votos a favor del PP y Ciudadanos, ha rubricado el primer pacto de la nueva legislatura entre los populares y la formación que encabeza Albert Rivera.

Pero si antes PSOE y Ciudadanos tenían juntos 130 diputados frente a los 123 del PP, ahora los primeros tienen 117 diputados y los populares, 137.

A Rivera le interesaba tanto o mas que al PP mantener su presencia en la Mesa del Congreso para seguir haciendo con sus dos representantes de árbitro entre la derecha y la izquierda y erigirse en el único ocupante del centro político para, de este modo, proponerse como salida al bloqueo entre la izquierda y la derecha.

El PP se queda con tres representantes en la Mesa y los socialistas, Podemos y Ciudadanos con dos, un éxito para estos últimos, que pese a perder ocho escaños respecto a diciembre mantienen su peso político, con el mismo número de representantes que partidos que le doblan en número de diputados.

La votación de la Mesa puede ser el primer paso de una mayoría de centro derecha para la investidura, con 170 votos a favor y la abstención de los nacionalistas catalanes de la antigua CDC y los vascos del PNV, para lo que Rajoy necesitaría el voto afirmativo de los 32 escaños de Ciudadanos y del diputado de Coalición Canaria.

De esta forma ya no sería imprescindible para los populares la abstención del PSOE que, por su parte, verían con alivio quedar liberados de la carga de ser los hipotéticos responsables de una tercera repetición electoral en caso de no posibilitar el gobierno de Mariano Rajoy.

El nuevo Partido Demócrata Catalán de Francesc Homs -antigua CDC- suma ocho diputados y el PNV tiene cinco, con lo que su abstención podría dar la investidura al líder del PP, puesto que la suma de los votos contrarios de PSOE, Podemos, ERC y Bildu se queda en 167 escaños, frente a los hipotéticos 170 a favor de Rajoy.

Este contenido pertenece al servicio de EFE Análisis y puede adquirirlo en http://bit.ly/29SGzCF

 

Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen