El Pórtico de la Gloria recupera su esplendor tras años de restauración

El Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela (noroeste de España), uno de los más destacados exponentes del Románico europeo, ha recuperado su esplendor después de 50.000 horas de trabajos por parte de los equipos de restauración.
Detalle de esculturas que representan a los profestas Moisés, Isaías, Daniel y Jeremías en el arco lateral izquierdo del del Pórtico de la Gloria Detalle de esculturas que representan a los profestas Moisés, Isaías, Daniel y Jeremías en el arco lateral izquierdo del del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago, cuyos trabajos se han mostrado hoy. Foto/Efe-Archivo

Las tareas de restauración llegan a su fin tras una inversión millonaria y cerca de diez años oculta por los andamios que han facilitado la minuciosa labor llevada a cabo por expertos nacionales e internacionales para completar su recuperación.
El arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, y el presidente de la Fundación Barrié, José María Arias Mosquera, entidad que ha dedicado 6,2 millones de euros (7,1 millones de dólares) a costear la restauración, han presentado a los medios de comunicación el resultado final de los trabajos realizados en el Pórtico de la Gloria.
La inauguración correrá a cargo de la reina Sofía el próximo 2 de julio, pero la apertura al público no llegará previsiblemente hasta finales de ese mes, una vez que se hayan adoptado las adecuadas medidas de protección ante la avalancha de visitas que se espera en la basílica compostelana.
El proceso de restauración se desarrolló en varias fases. En 2009 comenzaron los estudios y diagnóstico que permitieron la redacción de una propuesta de intervención, y en 2015 se completó el montaje del andamio para poder acceder a todos los relieves del Pórtico, abordando la intervención directa sobre los materiales.
Durante la fase de intervención se ha conformado la existencia de tres policromados al óleo que cambiaron la imagen del Pórtico. Una primera policromía con decoración medieval de la que se conservan bastantes vestigios, una segunda que data del siglo XVI y que coincide con las primeras modificaciones de la portada exterior y momento de importantes obras en el templo, y una tercera policromía del siglo XVII y que es la más visible en la actualidad.
La coordinadora de Restauración del Programa Catedral de Santiago, Ana Laborde Marqueze, reconoció la “excelencia” del Pórtico de la Gloria. “Nos emocionaba al equipo cada hora”, comentó.
Además puso especial énfasis en la calidad de la talla de las figuras que conforman la obra del Maestro Mateo, al indicar que “no hay dos con los cabellos iguales y los pliegues de las túnicas y la postura de las piernas es distinta en todas ellas”.
Explicó que cuando se pusieron manos a la obra se encontraron “con un Pórtico gris, oscuro”, en el que la humedad era quizás el problema más importante por el estado “de abandono” en que se encontraba la catedral. “Se saturaban de agua todas las columnas”, dijo.
Laborde subrayó el “consenso” entre todos los expertos a la hora de decidir las actuaciones sobre los colores. “Es tal la belleza y la calidad de la talla y los restos de policromía que hemos conservado lo que hay sin añadir absolutamente nada”, indicó.
“Sentimos estupor por la belleza intacta, pues no se han añadido pigmentos ni otros elementos decorativos cuando se acaban de cumplir 850 años de la concesión de la pensión vitalicia otorgada al Maestro Mateo por el rey Fernando II de León”, dijo el arzobispo de Santiago nada más tomar la palabra en el acto celebrado hoy bajo el Pórtico de la Gloria.
Barrio incidió en que disfrutar de esta “magnífica joya” a partir de ahora exigirá atenciones constantes, controles permanentes y protocolos de conservación preventiva. “Un esmero exquisito que nos demandan las generaciones futuras. Somos custodios de una herencia que hemos de transmitir y que hemos de delegar”. EFE