Policía australiana investiga al supuesto creador de Bitcoin

La Policía australiana ha registrado la vivienda de uno de los supuestos creadores de la moneda digital Bitcoin, Craig Steven Wright, a raíz de una orden emitida por la Oficina de Impuestos.
Un empleado hace una demostración de Bitcoin Exchange en un centro comercial en Singapur en 2014. EFE/Archivo/How Hwee Young Un empleado hace una demostración de Bitcoin Exchange en un centro comercial en Singapur en 2014. EFE/Archivo/How Hwee Young

El “bitcoin”, el primer medio de pago surgido íntegramente en Internet, se ha constituido, tras seis años de existencia, en una alternativa al sistema monetario convencional.

La moneda electrónica, un código encriptado que los usuarios utilizan para efectuar pagos, está desarrollada colectivamente a través de una plataforma de código abierto y no está controlada por ningún organismo regulador.

Concebida en 2008 por Satoshi Nakamoto, seudónimo de una identidad no revelada, el proyecto “bitcoin” constituye una de las primeras implementaciones del concepto de criptomoneda, descrito originalmente en 1998 por el criptógrafo Wei Dai.

La red “bitcoin” entró en funcionamiento en enero de 2009 con la creación de la primera aplicación informática y las primeras monedas virtuales.

La nueva forma de dinero utiliza un protocolo descentralizado, circula a través de redes puerto a puerto (P2P) y su valor frente a otras monedas tradicionales se fija en el sistema libre de precios.

Los usuarios pueden cambiar sus ahorros a “bitcoin” y crear su propia cartera virtual (equivalente a una cuenta corriente) mediante empresas como Coinbase o Mt.Gox.

El protocolo “bitcoin” utiliza algoritmos de encriptación para controlar la creación de moneda y las transacciones producidas.

Las claves de seguridad de las divisas son generadas por complicadas fórmulas matemáticas que impiden su duplicidad.

Y las transacciones se articulan en grandes conjuntos de datos denominados bloques, que son validados por una red de “mineros” (usuarios informáticos) mediante computaciones criptográficas.

Uno de los aspectos más revolucionarios del “bitcoin” es su descentralización. No está controlado por ningún Estado o institución financiera.

Esta cualidad le confiere valor entre los inversores, que desconfían de las instituciones financieras tradicionales tras la última crisis financiera internacional.

La nueva divisa ganó popularidad al aumentar su uso en el comercio electrónico y como medio de pago en numerosos establecimientos.

Los detractores de este sistema de pago consideran que permite el blanqueo de dinero, las transacciones ilícitas gracias al anonimato y cierta vulnerabilidad a ataques de piratas informáticos.

Sus principales ventajas son la ausencia de comisiones o tasas, una cotización no expuesta al mercado de futuros y altos niveles de seguridad.

Gavin Andresen es el líder del proyecto desde mediados de 2010 y Peter Vessenes es el máximo responsable de la Fundación “bitcoin”, creada en 2012 para fomentar el uso de la moneda. EFE/doc

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos