Piñera volverá a gobernar Chile

El candidato derechista de la coalición Chile Vamos, Sebastián Piñera, quien ya gobernó el país entre 2010 y 2014, ha ganado la segunda vuelta de las elecciones presidenciales chilenas, con más de nueve puntos de ventaja, sobre su rival, el senador Alejandro Guillier, que abanderaba el centro izquierda.
EFE/Archivo/Esteban Garay  EFE/Archivo/Esteban Garay

Sebastián Piñera, que obtuvo el 54,57% de los votos frente al 45,43% de Guillier, sucederá a la actual presidenta, la socialista Michelle Bachelet, quien gobernaba la República de Chile desde marzo de 2014.
Nacido en Santiago de Chile en 1949 en el seno de una familia de clase media, Sebastián fue el tercero de los cinco hijos de Magdalena Echenique y José Piñera, un ingeniero y diplomático que participó en la fundación de la Democracia Cristiana.
Doctor en Economía por la Universidad de Harvard y uno de los inversores más exitosos de América Latina, fue militante y senador por Renovación Nacional, uno de los principales partidos de la derecha chilena.
En su juventud, sin embargo, simpatizó con la Democracia Cristiana chilena, y votó contra la continuidad del dictador Augusto Pinochet, a la vez que siempre condenó la violación de los derechos humanos perpetrada por la dictadura.
En 2010 se convirtió en el primer político de la derecha chilena en acceder por la vía democrática al poder en cincuenta años, tras derrotar al candidato de la Concertación, Eduardo Frei, por un ajustado 51,6%.
Cuatro años después, en marzo de 2014 fue sustituido, sin embargo por la socialista Michelle Bachelet.
Muy crítico con la gestión de su sucesora y rodeado de un equipo de leales con experiencia de gobierno, en marzo de 2017 fue proclamado candidato presidencial y el 19 de noviembre se alzó como vencedor de la primera vuelta de las elecciones por la coalición Chile Vamos, situación que se repitió en la segunda.
De recuperar el poder, Piñera ya anunció que revertiría las emblemáticas reformas promulgadas por la mandataria socialista en materia tributaria y educativa, y también que cambiaría la actual ley del aborto, que despenaliza la interrupción del embarazo en determinados supuestos.
Con un programa de gobierno que prevé un gasto de 14.000 millones de dólares, y que ha sido criticado por los recortes en programas sociales, el exgobernante promete además recuperar el liderazgo y la capacidad de crecimiento, impulsar la creación de puestos de trabajo y reducir la pobreza y las desigualdades.
Piñera, a quien se le calcula un patrimonio de 2.300 millones de dólares, ha prometido también bajar el impuesto a las empresas, restablecer el rol del sector privado en la educación y canalizar más recursos a los fondos privados de pensiones.

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas