Pierre Boulez, compositor francés

El compositor francés Pierre Boulez, conocido como uno de los padres de la música de vanguardia del siglo XX y también por haber dirigido a algunas de las orquestas más prestigiosas del mundo,ha muerto a los 90 años en su residencia de Baden Baden, en Alemania, donde vivía,
 El director de orquesta y compositor francés Pierre Boulez,EFE/ARCHIVO El director de orquesta y compositor francés Pierre Boulez,EFE/ARCHIVO

Nació en 1925 en Montbrison, en el centro de Francia, en el seno de una familia burguesa pero sin relación particular con la música, en la que fue precoz: comenzó a tocar el piano a los seis años y tres después era capaz de interpretar algunas piezas de Frédéric Chopin.
Estudió primero matemáticas en Saint Etienne y luego en Lyon, pero en 1943 se instaló en París donde no tuvo éxito para ingresar al Conservatorio Nacional. Así, comenzó a recibir clases de armonía de la mano de Olivier Messiaen, quien observó sus capacidades y le abrió nuevos horizontes.
Pero Boulez se fue distanciando de Messiaen, con el que expresó diferencias de en la concepción musical, y en 1946 compuso su primera sonata para piano, una obra radical, mientras se ganaba la vida tocando piezas ligeras en el Folies Bergère.
Ese mismo año entró en la compañía de teatro Renaud-Barrault, con la que colaboró durante una decena de años.
En 1957 estuvo por primera vez al frente de una orquesta sinfónica cuando hizo una sustitución de Hermann Scherchen, para luego llegar a ser director de la orquesta de Cleveland (1967-1972), de la Sinfónica de la BBC (1971-1975) y de la Filarmónica de Nueva York (1971-1977), donde sucedió a Leonard Bernstein.
Volvió a Francia para fundar el Conjunto Intercontemporáneo, el primer grupo permanente en el país de música contemporánea, y un año después se puso al frente del Instituto de Investigación y de Coordinación Acústica de Música (Ircam).
Allí trabajó en el desarrollo de instrumentos de transformación del sonido en tiempo real, apoyándose en investigaciones científicas.
Volvió a finales de los años 1970 a la Ópera de París y se convirtió en una personalidad ineludible para el diseño de la política musical francesa: fue consultor en la construcción de la nueva ópera de la plaza de la Bastilla y luego en la Ciudad de la Música, también en París.EFE/DOC

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Obituarios