Philip Roth, uno de los grandes escritores norteamericanos

La muerte del estadounidense Philip Roth a los 85 años en un hospital de Manhattan deja el mundo de las letras sin uno de los grandes narradores del siglo XX, candidato "eterno" al Nobel que, sin embargo, nunca consiguió.
Philip Roth, uno de los grandes escritores norteamericanos

De origen judío, Roth, cuyos textos reflejaban su curiosidad por la identidad personal, cultural y étnica, y la creación artística, estaba considerado como uno de los escritores contemporáneos más importantes de Estados Unidos.

Criticada por judíos y feministas, su obra recibió la práctica totalidad de premios excepto el Nobel, incluido en España el Premio Príncipe de Asturias de 2012 tras imponerse en la última ronda de votaciones al japonés Haruki Murakami.

Nacido en Newark (Nueva Jersey) el 19 de marzo de 1933, pertenecía a la segunda generación de una familia judía emigrada de la región europea de Galitzia (Polonia/Ucrania).

Roth se licenció por la Universidad de Bucknell (Pensilvania) y obtuvo el posgrado en literatura inglesa por la Universidad de Chicago, en la que ejerció de profesor de escritura creativa.  Su primera obra, “Adiós, Colón”, publicada en 1959, después de un año de trabajo como administrativo en el Ejército, es un libro compuesto por cinco relatos cortos sobre la vida de los judíos en EEUU que obtuvo el National Book Award, y lo situó en el primer plano del mercado editorial. Fue además la primera de sus obras llevadas al cine, en 1969.

“Deudas y dolores” (1962) fue su primera novela propiamente dicha, en la que narra la agonía de un joven catedrático que se debate entre razón y sentimientos, conflicto que constituye una de las claves de su producción literaria, a la que siguió “Cuando ella era buena” 1967).

Pero fue con la publicación de su tercera novela, “El lamento de Portnoy’s” en 1969, cuando Roth alcanzó el éxito literario. Trataba de las aventuras sexuales de Alexander Portnoy, contadas por éste a su psiquiatra y en la que el protagonista vive atormentado por los remordimientos y por su obsesión por el sexo, algo que el autor interpreta como el producto de la severa mentalidad judía.  Desde aquel éxito sus siguientes obras siguieron siendo un impacto comercial en la sociedad estadounidense, una relevancia tal que en 1992  abandonó la docencia para dedicarse por entero a la literatura.

El escritor estadounidense se sirvió de un personaje, Nathan Zuckerman, considerado su alter ego y recurrente en muchas de sus novelas, para analizar con fino humor las desesperanzas y fantasías de sus compatriotas.

“Pastoral Americana” (1997), “Yo me casé con un comunista” (1998) y “La mancha humana” (2000), constituyen una trilogía acerca de la reciente historia de EEUU. Esta última novela fue llevada al cine por el director Robert Benton e interpretada por Anthony Hopkins y Nicole Kidman. Roth volvió a remover los cimientos del mundo literario con “La conjura contra América” (2004) a partir de un relato donde describe una versión alternativa de la historia de Estados Unidos.

“Elegía” ( 2006), novela donde reflexiona sobre la vejez y la muerte tras una complicada operación que sufrió, lo mismo que en “Sale el espectro” ( 2007), el final de la saga con un Zuckerman envejecido que lucha contra la decrepitud después de una operación de próstata.

Le siguen, “Indignación” ( 2008), “La humillación” (2009)  y “Némesis” (2010),

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Obituarios