Perú: Nadine Heredia vuelve al ojo del huracán tras la renuncia del primer ministro

La primera dama peruana, Nadine Heredia, vuelve a estar en el ojo del huracán de la política nacional a raíz de la renuncia de César Villanueva como presidente del Consejo de Ministros, un cese que confirma, según la oposición, su influencia en el Ejecutivo.
La primera dama Nadine Heredia y el ex primer ministro peruano César Villanueva en la toma de posesión de Villanueva el 31 de octubre de 2013. EFE/ALa primera dama Nadine Heredia y el ex primer ministro peruano César Villanueva en la toma de posesión de Villanueva el 31 de octubre de 2013. EFE/Archivo/Paolo Aguilar

Carmen Jiménez 

La renuncia del primer ministro Villanueva pone punto final a la polémica surgida a raíz de sus declaraciones sobre un eventual aumento del salario mínimo, que fueron desautorizadas tanto por Heredia como por el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla. Su renuncia le convierte en el  cuarto primer ministro del presidente Ollanta Humala en menos de tres años de mandato.

Desde hace meses se barajaba un nuevo cambio ministerial, pero la salida de Villanueva, que apenas llevaba cuatro meses al frente del Gabinete, se precipitó a raíz de sus diferencias públicas con Heredia y Castilla sobre si estaba o no en estudio el aumento del salario mínimo, actualmente fijado en unos 270 dólares.

El ya exprimer ministro Villanueva recordó que la primera en corregirle fue la esposa de Humala, Nadine Heredia, mientras el presidente estaba de gira en Oriente Medio, al asegurar que el tema del salario no estaba en discusión. La oposición consideró estas afirmaciones de la primera dama como una intromisión en las competencias del Ejecutivo

Esta nueva polémica ha reabierto en Perú el debate sobre la figura de la primera dama, que en este caso es además presidenta del Partido Nacionalista Peruano (PNP) y cuenta con una mayor aprobación que su esposo en las encuestas.

Heredia, que tiene una presencia permanente en las actividades oficiales del Ejecutivo, ha asegurado que defenderá tanto su derecho a cumplir actividades políticas de partido como a mantener sus actividades como esposa del presidente, y ha descartado un “poder paralelo” en el Palacio de Gobierno, repartido entre ella y su marido.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Análisis