Perú: Fujimori se adelanta a menos de dos semanas de las elecciones

La candidata presidencial Keiko Fujimori ha tomado la delantera frente a su rival Pedro Pablo Kuczynski y ha roto el empate que pronosticaban las últimas encuestas, a poco menos de dos semanas de la segunda vuelta de los comicios en Perú.
Seguidores de la candidata a la presidencia de Perú Keiko Fujimori. EFE/Archivo/Ernesto Arias
Seguidores de la candidata a la presidencia de Perú Keiko Fujimori. EFE/Archivo/Ernesto Arias

Carmen Jiménez

Minutos antes de que se iniciara el domingo el primer debate electoral entre ambos candidatos, la encuestadora Ipsos divulgó un simulacro de votación que da 5,2 puntos de ventaja a Keiko, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori sobre el exministro Kuczynski, de Peruanos por el Kambio.

Según este simulacro electoral realizado entre el 19 y el 20 de mayo, la candidata de Fuerza Popular alcanza el 52,6 % de los votos válidos mientras que Kuczynski, también conocido como PPK, logra el 47,4 %.

Para el analista político Santiago Pedraglio, los resultados de esta encuesta “tuvieron un impacto psicológico” en ambos candidatos, que se reflejó en el debate electoral de la noche del domingo, que por primera vez se celebró fuera de Lima, la capital peruana.

Pedraglio dijo a Efe que PPK, de 77 años, “sintió la pegada” ya que el candidato tenía la impresión de que iba a subir en la encuesta, mientras que a Fujimori, de 40 años, le “dio más seguridad y estuvo con mayor agresividad”.

En opinión del director de la empresa de comunicación Vox Populi, Luis Benavente, sin comenzar el debate electoral celebrado en Piura, Keiko Fujimori ya tenía ventaja, porque apareció con una “imagen ganadora” en esta última encuesta.

Según Benavente, el exministro Kuczysnki hizo propuestas en todos los temas mientras que Keiko Fujimori dedicó su tiempo a atacar a su adversario. Pese a tener a una contrincante con “flancos y grietas grandes”, PPK “no supo atacar y le faltó contundencia y dominio de escena”, añadió a Efe Benavente.

Durante el debate, Keiko Fujimori acusó a Kuczynski de que su plan de gobierno “está hecho para defender los intereses de los grandes empresarios y es elitista”.

Por su parte, PPK le recordó a Keiko los casos de corrupción presentados durante el gobierno de su padre, Alberto Fujimori (1990-2000), y aludió a las denuncias que afronta el secretario general del partido fujimorista Fuerza Popular, Joaquín Ramírez.

La semana pasada se divulgó un reportaje de las cadenas Univisión y América Televisión que vinculó a Joaquín Ramírez con una investigación por lavado de activos por parte del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA).

La Fiscalía y la Procuraduría de Perú también investigan al actual congresista desde 2014 por un presunto desbalance patrimonial, aunque el Legislativo aún no ha respondido al pedido de un eventual levantamiento de su inmunidad parlamentaria.

Según la última encuesta divulgada, el caso de Ramírez, quien también es uno de los principales financiadores de la campaña de Keiko Fujimori, no ha tenido hasta el momento impacto en la intención de voto de la candidata de Fuerza Popular.

Aunque Keiko había dicho que Ramírez permanecería en el cargo mientras no se confirmaran las investigaciones en su contra, la candidata anunció el miércoles que dejaba la secretaría general porque había “una intencionalidad de perturbar” su campaña presidencial.

Para Pedraglio esta semana “va a ser crucial” con vistas a las elecciones ya que, a pesar de la ventaja de Keiko, el electorado peruano es muy voluble y todavía hay un sector de votantes que sigue dudando.

Benavente consideró, por su parte, que esta semana persistirán los ataques y que habrá que ver si el caso Ramírez tiene un “efecto retardado”, ya que los temas positivos y negativos toman tiempo en diseminarse.

El próximo domingo, a una semana de las elecciones, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski volverán a verse las caras en un nuevo debate electoral.

Este segundo debate tendrá características diferentes y PPK irá con una actitud distinta, según Pedraglio, mientras que Benavente consideró que las expectativas sobre Keiko van a ser muy grandes y el hecho de que sobre PPK sean bajas le genera una ventaja porque le será más fácil sobrepasar la valla. EFE.