Pepe Luís Vázquez Garcés, matador de toros

El diestro sevillano Pepe Luis Vázquez Garcés, decano de los matadores de toros y una de las figuras más importantes del siglo XX, murió a los 91 años, en la Clínica Santa Isabel de Sevilla, donde estaba ingresado por complicaciones propias de su avanzada edad.
Muere el diestro sevillano Pepe Luís Vázquez Garcés.EFE/Archivo/Julio MuñozMuere el diestro sevillano Pepe Luís Vázquez Garcés.EFE/Archivo/Julio Muñoz

     Pepe Luis, que ya había pasado la semana anterior por un centro hospitalario después de sufrir un accidente casero, había perdido completamente la visión pero mantenía intacta la lucidez y la memoria de sus años en activo.
      Nacido en el barrio sevillano de San Bernardo,  el 3 de enero de 1922, en el seno de una familia humilde,  muy taurina,  sus dos hermanos, Manolo y José Vázquez también fueron matadores.
       Pepe Luís Vázquez Garcés tomó la alternativa el 15 de agosto de 1940 en la plaza de la Maestranza. Fue su padrino Pepe Bienvenida  y el testigo Gitanillo de Triana con toros de Francisco Chica.
       Pepe Luís Vázquez,   el gran rival de “Manolete” en los años 40,  obtuvo numerosos reconocimientos por la elegancia, el embrujo y la pureza de su toreo.
       Recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes, en  1998, y fue  reconocido unánimemente por  la prensa especializada como uno de los diez toreros más importantes del siglo XX.
       Su definitiva retirada de la profesión se produjo en Madrid el 20 de septiembre de 1959, alternando con su hermano Manolo Vázquez y Curro Romero.
      El “Sócrates de San Bernardo”, como se le llamó por su sabiduría lidiadora, fue  el artífice del “cartucho del pescao”, el  arte de citar por naturales de frente, con la muleta recogida a una mano a modo de cartucho, para soltarla en el momento del embroque.
     Queda para la posteridad  su recuerdo como torero en las importantes plazas de Madrid y Sevilla,  y un legado imborrable en la historia de la tauromaquia por la admiración que despertó, y por ser fuente de inspiración de muchos toreros por  su arte, gracia y saber estar.
      Nudo fundamental dentro del tronco torero de Sevilla, su hijo,  Pepe Luís Vázquez Silva,  sigue su ejemplo como matador,  con el mismo nombre.
EFE/DOC

Etiquetado con:
Publicado en: Obituarios