Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha convertido en el séptimo presidente del Gobierno de la democracia y en el primero en acceder al puesto gracias a una moción de censura.
EFE/Archivo/Víctor LerenaEFE/Archivo/Víctor Lerena

Pedro Sánchez (Madrid, 1972) es el séptimo presidente del Gobierno y el tercero socialista de la democracia, pese a que el PSOE solo tiene 84 diputados en una Cámara de 350 escaños, la menor representación de este partido desde la restauración democrática, por lo que ha tenido que contar con el apoyo de varios grupos políticos.

El 2 de junio, Sánchez prometió el cargo ante el Rey, como presidente del Gobierno en un acto en el Palacio de la Zarzuela en el que la novedad ha sido que por primera vez en democracia, lo ha hecho ante la Constitución pero sin presencia de la Biblia y del crucifijo.

La moción de censura presentada por el PSOE contra el hasta ahora presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con Sánchez como candidato a sustituirle, ha obtenido la mayoría absoluta del Congreso, tras dos jornadas de debate.

De este modo, Sánchez se ha convertido en el séptimo jefe del Ejecutivo desde la instauración de la democracia, tras Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y el propio Rajoy.

Además, es el tercer presidente socialista, después de Felipe González (1982-1996) y José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011).

Pedro Sánchez (Madrid, 1972) ya intentó ser presidente del Ejecutivo español en marzo de 2016, después de que Rajoy renunciara a hacerlo aunque el PP había ganado las elecciones de diciembre de 2015, postura que provocó la convocatoria de nuevos comicios, que volvió a ganar el Partido Popular.

En 2016 renunció a su escaño para no abstenerse en la investidura de Rajoy, como decidió el grupo socialista, lo que posibilitó la reelección del candidato del PP como presidente del Gobierno.

Su firme negativa a facilitar esa reelección, con su conocido “no es no”, provocó el rechazo de los líderes regionales socialistas, que forzaron entonces su salida de la dirección del partido.

Sánchez, economista y antiguo jugador de baloncesto, no se dio por vencido, recorrió las provincias españolas reuniéndose con militantes socialistas y consiguió ser elegido de nuevo secretario general del PSOE en junio de 2017, tras ganar en unas elecciones internas a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, apoyada por la mayoría de los dirigentes regionales del partido.

Un año después se presentó de nuevo a unas elecciones para ser presidente del Gobierno y en esta ocasión contó con el apoyo unánime del Comité Federal del PSOE, máximo órgano entre congresos.

Fue elegido por primera vez secretario general del PSOE en 2014, a los 42 años, con un discurso de renovación y apertura, cuando era un desconocido para la mayoría de los españoles.

Cuatro años después llega al Gobierno, tras un recorrido político que no ha sido fácil ya que, además de ser cuestionado por sus correligionarios, ha tenido que hacer frente a sucesivas derrotas electorales, con una nueva formación de izquierda, Podemos, pisándole los talones.

Militante socialista desde los 21 años, Sánchez comenzó su carrera política como concejal en el Ayuntamiento de Madrid (2003-2009) y después pasó al Congreso de los Diputados, donde ya en 2015 ejerció como jefe de la oposición ante el Gobierno de Rajoy.

Cuenta con experiencia en el extranjero, ya que trabajó dos años en Bruselas en el cambio de milenio como asesor del grupo socialista en el Parlamento Europeo y después como jefe de gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas en Bosnia para el Proceso de Reconstrucción, el español Carlos Westendorp.

EFE/DOC