Patxi López toma la iniciativa en el PSOE

Ni el ex secretario general Pedro Sánchez ni la presidenta andaluza Susana Díaz. Patxi López, exlehendakari y expresidente del Congreso ha sido el primero en presentarse para liderar la reconstrucción del PSOE, en un movimiento que merma las posibilidades de la hipotética candidatura de Sánchez.
El secretario de Acción Política y Ciudadanía del PSOE, Patxi López. EFE/Archivo/Víctor Lerena
El secretario de Acción Política y Ciudadanía del PSOE, Patxi López. EFE/Archivo/Víctor Lerena

 

Carlos Moral

 

La casi totalidad de los líderes regionales que respaldaron a Sánchez hasta que abandonó la dirección del partido el pasado 1 de octubre ha expresado ya su apoyo a la candidatura de López, lo que deja al ex secretario general sin apenas apoyos orgánicos.
Sin embargo, Sánchez ya ha anunciado que “se lanzará la semana que viene a la carretera” para “testar a la militancia” antes de decidir si se presenta.
Patxi López fue un importante apoyo de Sánchez hasta su dimisión, se mantuvo a su lado cuando 17 miembros de la dirección intentaron forzar su salida y defendió el no a Rajoy junto a él, aunque acató la decisión adoptada por el Comité Federal socialista el 23 de octubre de abstenerse ante la investidura del líder del PP.
Durante la presentación de su candidatura López ofreció liderar un PSOE “renovado, unido, claramente progresista y de izquierdas” con el objetivo de “volver al socialismo” y a la “socialdemocracia sin matices”. El aspirante precisó que no se presenta para “impedir” que lo haga Pedro Sánchez, con quien aseguró compartir “muchas cosas” y al que desea sumar a su proyecto.
También fue rotundo al asegurar que llevará su candidatura “hasta el final”. “No vengo aquí con ningún pacto ni para hacer pactos con nadie”, añadió, queriendo disipar cualquier duda de que, tras frenar a Sánchez, pueda llegar a una entente con Susana Díaz que deje el camino libre a la presidenta andaluza.
Sánchez y López representan la alternativa a los barones -líderes regionales- con más poder que controlan la gestora que dirige el partido desde octubre, y en particular a Susana Díaz, su más que probable oponente en unas primarias, aunque todavía no ha aclarado si concurrirá a ellas.
Pero mientras el ex secretario general se desgastó en las disputas que se saldaron con su salida de la dirección, Patxi López se presenta como una “tercera vía” libre del lastre acumulado por sus contendientes, es una personalidad respetada en amplios sectores del partido e incluso puede ganar el favor de algunos dirigentes que nunca habrían avalado a Sánchez.
López puede presumir de un amplio bagaje político. Llegó a la secretaría general de los socialistas vascos (PSE-EE) en 2002 y siete años después se convirtió en el primer lehendakari -presidente del Gobierno vasco- no nacionalista desde la llegada de la democracia gracias al apoyo del PP.
Estuvo al frente del Ejecutivo vasco hasta las elecciones autonómicas de octubre 2012, cuando los nacionalistas del PNV recuperaron el poder. Unos meses antes, en febrero de ese año, había entrado en la dirección nacional del PSOE de la mano de Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces secretario general, y a quien le une una relación cercana.
En 2014, cuando Rubalcaba dejó el liderazgo socialista tras los pésimos resultados en las elecciones europeas, el nombre de López sonó como el de uno de los posibles aspirantes a sustituirle, pero finalmente declinó presentarse, y en las primarias no se decantó claramente por ninguno de los candidatos en liza.
Tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general entró a formar parte de su Ejecutiva como secretario de Acción Política, Ciudadanía y Libertades y se convirtió en uno de los principales apoyos del líder.
Después de los comicios de diciembre de 2015 fue elegido presidente del Congreso, cargo que ocupó hasta la disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones en junio siguiente. EFE