Patrice Chéreau, director de cine y teatro francés

El director de teatro y cineasta Patrice Chéreau ha muerto en París a los 68 años, tras luchar contra un cáncer de pulmón, el 7 de octubre de 2014.
Patrice Chereau, durante una entrevista en Madrid el año 2006. EFE/Emilio NaranjoPatrice Chereau, durante una entrevista en Madrid el año 2006. EFE/Emilio Naranjo

Nacido en 1944 en el seno de una familia de pintores, Chéreau era una de las más grandes figuras de la escena francesa, e igualmente un reconocido director de cine y director de escena de ópera.

Célebre desde finales de la década de los años 60 del siglo XX con sus primeros éxitos teatrales, el director y también actor conquistó el mundo de la ópera, junto al compositor Pierre Boulez, dirigiendo de 1976 a 1980 “La Tetralogía”, de Wagner, en el Festival alemán de Bayreuth.

Mítico director del Teatro des Amandiers de Nanterre, en las afueras de París, entre 1982 y 1990, el realizador de “La Reine Margot”, filme protagonizado por Isabelle Adjani en 1994, dio al teatro clásico una poderosa impronta contemporánea.

Su último triunfó en el mundo de la ópera tuvo lugar este verano en el Festival de Aix en Provence, donde dirigió la escena de la ópera “Elektra”, de Richard Strauss, junto al director de orquesta Esa-Pekka Salonen y el bailarín y coreógrafo Thierry Thieû Niang, uno de sus grandes cómplices artísticos de los últimos años.

Descubridor de actores como Dominique Le Blanc y Pascal Gregory, su nombre estuvo asociado a algunas de las principales figuras e instituciones europeas relacionadas con su arte -el Piccolo Teatro de Milán, el director de escena Roger Planchon, el director de orquesta Daniel Barenboim y el cineasta Andrzej Wajda, para quien protagonizó “Danton” (1982).

Además de su trabajo en el teatro y la ópera, Chéreau realizó una decena de filmes entre 1974 y 2009, como “Ceux qui m’aiment prendront le train” (1998) y “L’homme blessé” (1983), cinta en la que, con su osadía, profundidad y elegancia habitual, divulgó su homosexualidad en una época en la que era un tema tabú.

En el otoño de 2010 y hasta enero de 2011, el Louvre le convirtió en su invitado especial y le dio carta blanca para elaborar un programa, que él llenó de arte, teatro, danza, lecturas, música y, por supuesto, teatro, bajo el título “Les visages et les corps”.

Publicado en: Obituarios