El papa Francisco recibe el premio Carlomagno

El papa Francisco recibió, en una ceremonia en el Vaticano, el premio Carlomagno, galardón que le reconoce como "voz de la conciencia" de Europa, por su "mensaje de esperanza y coraje" en unos tiempos "en que tantos ciudadanos europeos están necesitados de orientación".
El papa Francisco recibe el premio Carlomagno de manos del Alcalde de Aquisgrán,  Marcel Phillipp. Efe-Archivo/Angelo  Carconi  El papa Francisco recibe el premio Carlomagno de manos del Alcalde de Aquisgrán, Marcel Phillipp. Efe-Archivo/Angelo Carconi

El jurado del premio, que se falló el pasado 23 de diciembre, reconoce además los llamamientos del pontífice para que Europa mantenga su compromiso “con la libertad, la paz, la justicia, la democracia y la solidaridad”.
La ceremonia se celebró en la vaticana Sala Regia, antecámara de la Capilla Sixtina, ante el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el del Parlamento, Martin Schulz, el del Consejo, Donald Tusk, y otras autoridades como el rey de España, Felipe VI, y la canciller alemana, Angela Merkel.
En un largo discurso de recepción del galardón, el papa Francisco advirtió que la Unión Europea (UE) se está alejando de los principios y valores sobre los que se fundó y explicó sus “sueños” sobre cómo debería ser.
Con la palabra “sueño” fue enumerando sus deseos para una nueva Europa.
“Sueño una Europa que se hace cargo del niño, que como un hermano socorre al pobre y a los que vienen en busca de acogida, porque ya no tienen nada y piden refugio”, dijo.
Y continuó: “Sueño una Europa, donde ser emigrante no sea un delito, sino una invitación a un mayor compromiso con la dignidad de todo ser humano”.
El papa citó a Erich Przywara y Konrad Adenauer y nombró al escritor de origen rumano Elie Wiesel, superviviente de los campos de exterminio nazis, que decía que es imprescindible realizar una “transfusión de memoria” para “que no se cometan los mismos errores del pasado”.
El pontífice, que no suele aceptar premios, decidió hacer una excepción con el Carlomagno para animar a Europa a trabajar por la paz en un mundo que, según ha recalcado, se encuentra inmerso en una “tercera guerra mundial en episodios”.
De este modo se convertirá en el segundo papa en ser galardonado, después de que lo fuera Juan Pablo II en 2004, y sucede en la lista de premiados al propio Schulz, que lo recibió en 2015.
El Premio Internacional Carlomagno de Aquisgrán se concede por los trabajos realizados en favor de la unificación europea y debe su nombre a Carlomagno, rey de los francos, considerado como el “padre de Europa” por sus contemporáneos.Efe/Doc

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas