El Papa Francisco cumple 80 años

El Papa Francisco, primer papa latinoamericano, primero jesuita y octavo jefe del Estado Vaticano. Obispo de Roma es el Pontífice número 266 de la Iglesia Católica y el primer pontífice que proclamó a dos papas santos  -Juan XXIII y Juan Pablo II- en la misma ceremonia en 2014.
EFE/Archivo/Alessandro Di Meo
EFE/Archivo/Alessandro Di Meo

Cercano y sencillo, Francisco impuso un nuevo estilo en las formas y ornamentos pontificales. En su primera aparición como papa se presentó con la sotana blanca pero sin la tradicional muceta roja y con una estola más sencilla que la usada por sus antecesores.  Rehusó también a los zapatos rojos de los papas; lleva la cruz pectoral de su etapa de arzobispo y el anillo del Pescador, símbolo de poder papal que, aunque bañado en oro, mandó confeccionar en plata.

De origen italiano, nació en Buenos Aires (Argentina) el 17 de diciembre de 1936. Graduado en Ciencias Químicas, optó por los estudios eclesiásticos; en 1958 ingresó en el noviciado de la Compañía de Jesús y se licenció en Filosofía y Teología.

Fue ordenado sacerdote en 1969 y en 1973 hizo los votos perpetuos en la Compañía de Jesús, una vez realizó la probación en Alcalá de Henares (España).  De 1973 a 1979 fue provincial de los jesuitas en Argentina y como tal enviado a Alemania.

Designado en 1992 obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires, en 1997 fue promovido a arzobispo coadjutor y en 1998, nombrado arzobispo de esa sede Primada de Argentina.  Fue creado cardenal por Juan Pablo II en 2001 y entre 2005 y 2011 presidió la Conferencia Episcopal Argentina.

El 13 de marzo de 2013 fue elegido Papa en el segundo día de cónclave y al quinto escrutinio. Eligió para su Pontificado el nombre de Francisco y el lema “Miserando atque eligendo” (“Lo miró con misericordia y lo eligió”).

Se convirtió en el pontífice número 266 de la Iglesia Católica, obispo de Roma y octavo jefe del Estado Vaticano en sustitución de Benedicto XVI.

Al poco de ser elegido papa, se reunió con Benedicto XVI, era la primera vez en la historia de la iglesia católica que dos papas coincidían.  El reto de reformar la Curia, nombró un grupo de ocho purpurados, poco después de nueve (G9) que le ayudan en el gobierno de la iglesia y creó una comisión pontificia para modificar la estructura económica y administrativa de la Santa Sede.

En junio de 2013, había instituido ya una comisión para reformar el Instituto para la Obras de Religión (IOR), el llamado Banco Vaticano y en 2014, la secretaría de Economía para gestionar las actividades económicas de la Santa Sede, uno de los pasos más importantes en las reformas emprendidas por el pontífice.

Además, para continuar con la política de “tolerancia cero” contra los abusos sexuales a menores, instituyó, a finales de 2013, una comisión específica para prevenir estos casos y en 2014 otra para resolver de forma rápida los recursos de sacerdotes condenados por casos graves como los de pederastia.

Aprobó la reforma del Código Penal de la Santa Sede; de 2015 son los “motu proprio” “Mitis Iudex Dominus Iesus” y “Mitis et misericors Iesus” de reforma de la declaración de nulidad matrimonial y de 2016 el anuncio de su intención de crear una comisión para el estudio de las diaconisas en la Iglesia.

Ha publicado dos encíclicas: “Lumen Dei” de 2013, que aunque escrita por Benedicto XVI, él completó, y “Laudato si (Alabado seas). Sobre la protección de la casa común”, de 2015, la primera sobre ecología.

Ha realizado dieciséis viajes internacionales, entre ellos a Tierra Santa y Turquía en 2014 y ha visitado una vez el continente africano y cuatro veces el continente americano, la última en febrero de 2016 con motivo de su visita a México.

Publicado en: Protagonistas