El “nuevo” PSOE dirime el reparto del poder regional

El reparto del poder regional en el "nuevo" PSOE de Pedro Sánchez vivirá este próximo fin de semana su primer capítulo destacado, con primarias en Extremadura, Comunidad Valenciana, Cantabria y La Rioja, en las que no se esperan cambios que afecten a los líderes que actualmente presiden autonomías.
 Los presidentes, de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig (i), y de Extremadura, Guillermo Fernández Vara (d), durante la VI Conferencia de President Los presidentes, de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig (i), y de Extremadura, Guillermo Fernández Vara (d), durante la VI Conferencia de Presidentes el pasado mes de enero. EFE/Archivo/Sergio Barrenechea

Carlos Moral

Es el caso de Guillermo Fernández Vara en Extremadura y de Ximo Puig en la Comunidad Valenciana, quienes pese a que tendrán competidores parecen contar con ventaja para renovar sus cargos, como ya han hecho Susana Díaz en Andalucía, Francina Armengol en Baleares e Idoia Mendía en el País Vasco, todas ellas sin oposición.

Más incierto se presenta el resultado de las primarias en Cantabria y en La Rioja, las otras comunidades en las que el PSOE elige líder el 16 de julio, con dos candidatos en cada una.

Tras la victoria de Sánchez en una contienda en la que todos los presidentes autonómicos socialistas excepto la balear Armengol apoyaron a una de sus rivales, Susana Díaz, se vislumbró la posibilidad de que el enfrentamiento en el partido se recrudeciera a nivel regional, con los “sanchistas” peleando por ganar posiciones.

A ello ha contribuido la postura de la ejecutiva de Sánchez, que al tomar el mando anunció que ni impediría ni alentaría candidaturas, lo que en la práctica abrió la puerta a que nuevos aspirantes se enfrentaran a los secretarios generales actuales, incluso en las regiones en las que estos presiden el gobierno.

El caso paradigmático es el de la Comunidad Valenciana, donde el “sanchista” Rafa Martínez, alcalde de Burjassot, compite con el presidente valenciano, Ximo Puig.

El actual líder del socialismo valenciano casi ha doblado en número de avales a su rival (7.584 frente a 4.411) y parece contar con suficientes apoyos para revalidar su cargo, pero al conocer la candidatura de García expresó su malestar por considerar que la dirección del partido la ha propiciado para debilitar su Gobierno.

También el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, pondrá a prueba su liderazgo frente a otros dos aspirantes, que en este caso tienen mínimas opciones. Los tres acordaron no hacer público el número de avales recibido, pero Fernández Vara, que preside el Consejo de Política Federal y es el único líder regional integrado en la ejecutiva de Sánchez es claro favorito para repetir.

Con Susana Díaz ya reelegida en Andalucía, si Puig y Fernández Vara vencen, tres de los seis presidentes autonómicos que se alinearon contra Sánchez tendrían asegurada su continuidad en el cargo.

Queda por conocer el destino del castellano manchego, Emiliano García Page, y del aragonés, Javier Lambán, puesto que Javier Fernández (Asturias) no se presentará a las primarias para renovar el cargo. Por ahora, ni García Page ni Lambán han aclarado si concurrirán a las primarias -el primero amagó en su día con dejar el puesto si ganaba Sánchez y el segundo fue especialmente crítico con él-.

Mientras frente a García Page, si decide presentarse, no se adivinan oponentes de peso, Lambán podría tener difícil la continuidad frente a una aspirante “sanchista” como Susana Sumelzo, muy próxima al secretario general y cuya candidatura es aún una incógnita. El congreso de los socialistas aragoneses será en septiembre y el de Castilla La Mancha aún no tiene fecha.

La cuestión de los liderazgos territoriales en el PSOE es importante, porque después de que Sánchez configurara una dirección y un Comité Federal a su medida, con escasa representación de los críticos, el único contrapeso a su poder en el partido puede venir de las comunidades donde los socialistas gobiernan.

En las primarias de mayo Sánchez ganó en todos los territorios excepto en Andalucía (Susana Díaz) y el País Vasco (Patxi López), lo que los sectores próximos al secretario general interpretaron como un cuestionamiento de los líderes regionales del partido que habían apoyado a Díaz.

Las primarias que se celebran este fin de semana en Cantabria y La Rioja reflejan cómo ha basculado el equilibrio de poder del partido tras el Congreso de junio, especialmente en las regiones donde el líder regional no preside el gobierno autonómico.

En La Rioja César Luena, secretario de Organizadión en la anterior ejecutiva de Pedro Sánchez, pero que en las primarias se decantó por Patxi López, no se presenta a la reelección, que se dirimirá entre dos candidatos que dicen representar la renovación que encarna Sánchez (Francisco Ocón, secretario de Organización con Luena, y Félix Caperos).

En Cantabria, compiten la actual secretaria general y vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, que no apoyó a ningún candidato a las primarias federales, y Pablo Zuloaga. Ambos se declaran también partidarios de la renovación en la línea “sanchista”. EFE

cml/ll