Mujeres para el cambio

Mientras Hillary Clinton tiene la oportunidad de pasar a la Historia como la primera presidenta de Estados Unidos, otras mujeres ocupan ya alcaldías de algunas de las principales ciudades de América y Europa, como Washington, Santiago de Chile, París o Madrid, aunque la paridad en el poder municipal aún está bastante lejos.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (i), y la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá (d), visitan el Museo Violeta Parra en Santiago (Chile) en eneLa alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (i), y la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá (d), visitan el Museo Violeta Parra en Santiago (Chile) en enero pasdo. EFE/Mario Ruiz

Miriam Soto

La nominación de Hillary Clinton como candidata a la Casa Blanca ha abierto “la grieta más grande en el techo de cristal” de la política estadounidense, tal y como afirmó quien puede convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos, tras ser confirmada en la convención del Partido Demócrata en Filadelfia.

Clinton, que en 2008 perdió la partida frente a Barack Obama -el hombre que rompió otra barrera, la racial-, opta a ser la máxima dirigente de EE.UU. después de haber sido senadora y Secretaria de Estado y, si gana las elecciones el 8 de noviembre, completará la senda iniciada en 1887 por Susanna M. Salter, la primera mujer que ocupó un cargo político en el país, al ser elegida alcaldesa de Argonia (Kansas).

En la actualidad, 262 de las 1.391 ciudades de más de 30.000 habitantes que hay en Estados Unidos están gobernadas por mujeres (18,8 %), y 19 de las 100 poblaciones más grandes del país tienen alcaldesa, según datos de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, recogidos por el Center for the American Woman and Politics, de la Universidad Estatal de Nueva Jersey.

La demócrata Muriel Bowser es alcaldesa de la capital, Washington D.C., desde enero de 2015, y otras ciudades como San Antonio (Texas), Fort Worth (Texas), Charlotte (Carolina del Norte), Baltimore (Maryland) o Las Vegas (Nevada), también están regidas por mujeres, que ocupan la alcaldía en 56 ciudades de California, el estado más poblado del país.

Chile: presidente y alcaldesa de la capital

Alzira Soriano, elegida en 1928 en Lajes, municipio del estado brasileño de Rio Grande do Norte, fue la primera mujer alcaldesa de América Latina, una región en la que sólo el 12,3 % de los municipios están regidos por féminas, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, correspondientes a 2014.

Una de esas mujeres es Carolina Tohá, quien desde diciembre de 2012 es alcaldesa de Santiago de Chile, la capital de un país en el que también una mujer, Michelle Bachelet, ostenta la presidencia del Gobierno.

Además, en este país latino otras mujeres ocupan los puestos de mayor responsabilidad en ciudades importantes, como Antofagasta (Karen Rojo) y Viña del Mar (Virginia Reginato).

“Cuando una mujer entra en política cambia la mujer, pero cuando muchas mujeres entran en política cambia la política”, aseguró Michelle Bachelet como primera directora ejecutiva de ONU Mujeres, cargo que la chilena ocupó entre sus dos mandatos presidenciales (2006-2010, el primero; y desde 2014, el segundo), y desde el que trabajó para impulsar la presencia de la mujer también en los ámbitos de poder.

Con la reelección de Michelle Bachelet en marzo de 2014, cuatro féminas ocuparon la presidencia en países de América Latina simultáneamente: Cristina Fernández, en Argentina (2007-20015); Laura Chinchilla, en Costa Rica (2010-2014); Dilma Rousseff, en Brasil (desde 2011); y la propia Michelle Bachelet, en Chile.

Antes que ellas, Mireya Moscoso había sido presidenta de Panamá en el período comprendido entre 1999 y 2004.

Nicaragua, ejemplo de equidad en género

En Nicaragua, donde Violeta Chamorro fue la primera presidenta elegida democráticamente en América Latina, también una mujer, Daysi Torres, ocupa la alcaldía de la capital del país, Managua, y la equidad de género se cumple a rajatabla.

En la República de Nicaragua mujeres y hombres se reparten la dirección de los municipios al 50 por ciento y, allí donde hay alcaldesa, hay vicealcalde, y viceversa.

También la capital venezolana tiene una mujer al frente, Helen Fernández, que ocupa la alcaldía de Caracas desde que el alcalde electo, Antonio Ledezma, fue detenido en febrero de 2015.

Mónica Fein, nacida en Luján, es desde 2011 la intendenta de la ciudad de Rosario, la tercera urbe más poblada de Argentina; mientras que Carmen Yulín Cruz ocupa la alcaldía de San Juan de Puerto Rico desde 2013, y Marta Hernández Romero fue designada, en 2011, alcaldesa de La Habana.

Aunque ya no desempeñan el cargo en la actualidad, otras mujeres han sido las máximas mandatarias de capitales latinoamericanas en los últimos años, como Ana Olivera, intendenta de Montevideo (Uruguay) hasta hace un año, o Susana Villarán, alcaldesa de Lima hasta finales de 2014.

El empoderamiento de las mujeres en la política municipal es más visible en Europa, donde siete de las 28 capitales de la Unión Europea tienen alcaldesa, y en seis de las diez ciudades más pobladas hay, por primera vez, una mujer mandando en la corporación local. Madrid tiene al mando a Manuela Carmena, que es la segunda mujer en conseguir ese cargo.

La última en llegar a la alcaldía de una capital europea ha sido la italiana Virginia Raggi, primera mujer elegida para ser alcaldesa de Roma en las elecciones municipales del pasado junio, y que se une a otras mujeres como Anne Hidalgo, alcaldesa de París desde marzo de 2014, o Ada Colau, al frente de Barcelona desde junio de 2015.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen