Mubarak, en libertad seis años después de la revolución egipcia

El expresidente egipcio Hosni Mubarak fue puesto en libertad y abandonó el hospital militar de Maadi, en el suroeste de El Cairo, donde ha estado recluido buena parte de los pasados seis años, desde que fue detenido tras la revolución que le derrocó en 2011.
El expresidente de Egipto Hosni Mubarak  regresa en camilla al hospital militar de Maadi tras asistir a un juicio en su contra (2017). EFE/Archivo/MohEl expresidente de Egipto Hosni Mubarak regresa en camilla al hospital militar de Maadi tras asistir a un juicio en su contra (2017). EFE/Archivo/Mohamed Hossam

Hosni Mubarak, gobernó el país durante 30 años, el país más poblado del mundo árabe, con mano de hierro y actuando en política exterior como mediador en Oriente Medio.
Al igual que otros estadistas árabes, Mubarak fue un militar que cambió las armas por la política. Nacido en 1928 en el Delta del Nilo, se hizo piloto de combate y en 1973 desempeñó un importante papel durante la guerra del Yom Kipur contra Israel como jefe de la Fuerza Aérea egipcia.
Ocupó ese cargo hasta 1975 cuando el presidente Anuar El Sadat le nombró su vicepresidente. En 1981, tras el asesinato de Sadat, asumió la presidencia del país.
Durante su gobierno se centró en garantizar la seguridad del país y la paz en Oriente Medio, al tiempo que se aseguraba su permanencia en el poder. Con esta política y con la ayuda de Estados Unidos logró labrarse una reputación como estadista y convertirse en el aliado de Occidente en la región.
En el interior del país, ejerció un control férreo, ayudado por la Ley de Emergencia, que justificó para detener la ola de terrorismo islámico que sacudió Egipto en los años 90, pero también le sirvió para barrer la oposición política a su régimen .
Egipto vivió durante años una etapa de estabilidad política y económica en la que las elecciones se redujeron a una ratificación del gobernante Partido Nacionalista Democrático (PND).
La falta de libertades políticas, la corrupción, las crecientes diferencias sociales y la pobreza hicieron que las fuerzas de oposición fueran ganando terreno, en especial los Hermanos Musulmanes
En 2005, Mubarak dio señales de una tímida apertura y permitió la concurrencia de varios candidatos a las elecciones presidenciales. En éstas, con una escasa participación, consiguió la reelección presidencial, con el 88,5 % de los votos, mientras que en las parlamentarias los Hermanos Musulmanes obtuvieron un histórico 20% de los escaños. Cinco años después, el partido de Mubarak volvió a ganar los comicios legislativos con 420 escaños.
El 25 de enero de enero de 2011 se inició una revuelta inspirada en la de Tunez y el 11 de febrero abandonó el poder. En abril de ese año ingresó en prisión, aunque permaneció la mayor parte del tiempo de reclusión en un hospital militar.
Durante esos años se enfrentó a varias causas. Por la de la muerte de 239 manifestantes durante la revolución de 2011, por la que fue condenado a cadena perpétua y absuelto en marzo de 2017; y por apropiación de fondos públicos en la gestión de los palacios presidenciales, por la que fue condenado en 2016 a tres años de prisión.EFE/Doc

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Protagonistas