Morales ante la urgencia de cambios en el Gobierno para el 2017

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se encuentra ante la urgencia de introducir cambios de calado en el Gobierno a partir de enero del 2017 para responder a los problemas de administración, deterioro de imagen y la incertidumbre política.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, habla en una rueda de prensa en La Paz en octubre de 2014. EFE/Archivo/Martin AlipazEl presidente de Bolivia, Evo Morales, habla en una rueda de prensa en La Paz en octubre de 2014. EFE/Archivo/Martin Alipaz

 

A la necesidad de hacer ajustes en ministerios, tras los problemas de escasez de agua y el desastre causado por la aerolínea boliviana Lamia con el accidente en Colombia, el vicepresidente Álvaro García Linera sumó ahora el anuncio de que no acompañará a Morales en los comicios del 2019, si finalmente busca otro mandato.
García Linera, que gobierna con Morales desde el 2006 y ha ganado con él tres elecciones consecutivas, le dijo al diario La Razón que ha tomado la “decisión personal” de no volver a postular para el cargo y prefiere centrarse en formar nuevos liderazgos políticos, algo que el mandatario ha comprendido, según el vicepresidente.
En cambio, García Linera defendió que Morales sí tiene que ser el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) para el 2019, pese a que el resultado de un referendo constitucional vetó esa posibilidad para el presidente y para él mismo en febrero pasado.
El anuncio llega a pocos días del congreso del partido oficialista que comenzará el miércoles, convocado para hablar de los planes del Gobierno y donde se debatirán los posibles ajustes en el gabinete y la reforma legal que permitiría una nueva candidatura para Morales en 2019 para pugnar por un cuarto gobierno.
Fue el mismo García Linera quien hace unos días dijo que Morales y él no podían estar al tanto de todos los problemas y anunció que se iban a “ajustar las clavijas” en el interior de los ministerios.
La decisión fue el producto de los problemas detectados en las entidades reguladoras de la aviación civil, cuyo mal desempeño es ahora considerado como uno de los factores del accidente de Lamia, que causó 71 muertos el pasado 28 de noviembre.
También hay problemas como la crisis del agua que tiene La Paz, con cortes en el abastecimiento desde hace más de un mes.
Organizaciones influyentes como la Federación de Juntas Vecinales de El Alto y la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa han pedido la renuncia de la ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, al considerarla culpable de la crisis del agua.
La líder de esa federación campesina, Graciela Villca, ha culpado a Moreira de no tomar las previsiones para gestionar el problema, que tiene una importancia simbólica ya que Morales propugnó ante la ONU que el agua sea considerada un “derecho humano”.
El dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Guido Mitma, confirmó a Efe que no acudirá esta semana al cónclave del MAS porque, según argumentó, existe una resolución del comité de la organización que ha decidido retirar su respaldo al partido.
Sin embargo, Mitma ha pedido que cuatro ministros abandonen el Gobierno: Moreira; el de Trabajo, Gonzalo Trigoso; la de Salud, Ariana Campero y la de Desarrollo Productivo, Verónica Ramos.
A los tres últimos los responsabiliza de no hacer lo suficiente por los derechos de los trabajadores y la creación de empleo.
Desde que Morales asumió el Gobierno en 2006, cada 22 de enero -en el aniversario de su primera toma de posesión- los ministros presentan su dimisión en bloque y el mandatario introduce cambios en el gabinete.
Sólo en 2013 y 2016 optó por la continuidad de sus ministros.
Una fuente legislativa del MAS consultada por Efe, que prefiere el anonimato, apunta que el cambio podría alcanzar a más de la mitad de los ministros y que el Gobierno sufriría una reestructuración en el número de carteras, que actualmente son de 21.
Sin embargo, como en casi todos los asuntos del Gobierno y el partido, la última palabra la tiene Morales y muchas veces ha contradicho a las organizaciones sociales para defender su potestad de ser él quien defina qué colaboradores se quedan y cuáles se van. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis