Mohamed Ali, rey del boxeo

El tres veces campeón del mundo Mohamed Ali, leyenda del boxeo e icono político, ha fallecido a los 74 años a causa de problemas respiratorios y tras una larga lucha contra el Parkinson.
Ell boxeador Mohamed Ali (Cassius Clay) en la Plaza Monumental de Barcelona el 2 de agosto de 1972. EFE/ArchivoEll boxeador Mohamed Ali (Cassius Clay) en la Plaza Monumental de Barcelona el 2 de agosto de 1972. EFE/Archivo

El legendario púgil estadounidense, antes conocido como Cassius Clay, se retiró del boxeo en 1981 con 56 victorias y sólo cinco derrotas en su carrera profesional y habiendo alcanzado el cinturón de campeón del mundo de pesos pesados en tres ocasiones.

Nacido en Louisville, Kentucky el 17 de enero de 1942 bajo el nombre de Cassius Clay, que abandonó al convertirse al Islam y por considerarlo “nombre de esclavo” en el marco de su lucha política contra la segregación, comenzó a boxear a los 12 años de la mano de un policía y entrenador aficionado, Joe Martin.

Tras acumular numerosas victorias en el campo aficionado fue oro olímpico en Roma (1960) en semipesados y comenzó a boxear profesionalmente.

Su victoria ante Liston el 25 de febrero de 1964 le convirtió en campeón del mundo de pesos pesados por primera vez. 1964 fue un año icónico porque el púgil se convirtió al Islam y tomó el nombre de Mohamed Ali. El boxeador militaba en el movimiento Nación del Islam de Malcom X, que buscaba el fin de la segregación en Estados Unidos.

La imagen de Ali, como la de John F. Kennedy, Marilyn Monroe, Elvis Presley o Los Beatles, es la de una época, la de los sesenta y setenta.

Pacifista, se negó a alistarse en el Ejército y marchar a la guerra de Vietnam. Su acción política le supuso una condena de cinco años por insumisión y que le despojasen de su título como campeón.

Tuvo la oportunidad de recuperarlo el 8 de marzo de 1971 en el combate contra Joe Friezer en el Madison Square Garden de Nueva York, pero Ali fue derrotado con un gancho de izquierda en el conocido como “El combate del Siglo”.

Ali reconquistó el título mundial el 30 de octubre de 1974 en un combate ante George Foreman en Kinshasa (Zaire). El combate inspiró la cinta “Cuando fuimos reyes” (1996).

El 15 de febrero de 1978 perdió el título ante Leo Spinks, pero éste se negó a enfrentarse al aspirante oficial, Ken Norton, por lo que Ali luchó de nuevo por el cetro mundial, que reconquistó el 15 de septiembre ante Spinks.

Poco después anunció su retirada, pero fue el 11 de diciembre de 1981 cuando colgó los guantes definitivamente tras ser derrotado por Trevor Berbick.

En 1984 fue diagnosticado de Parkinson, una enfermedad degenerativa del sistema nervioso que según los doctores tenía como causa el boxeo.

Los años que siguieron fueron los de la lucha contra el deterioro que causa la enfermedad, pero también los de la continuidad de su compromiso político.

En la memoria queda su emotiva presentación en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996). En diciembre de 2001 regresó a Atlanta para recoger la llama olímpica desde Grecia y prenderla en Salt Lake City. El olimpismo le honró una vez más en 2012, cuando porto la bandera olímpica durante la inauguración de los Juegos de Londres.

Su último tiempo fue también el de los reconocimientos, tanto en el deporte, donde fue nombrado “Rey del Boxeo Mundial” (2012) por el Consejo Mundial de Boxeo como en el campo del compromiso político y de los derechos humanos, donde fue Premio Jalil Gibran del Instituto Árabe-Americano (2004) y obtuvo la Medalla por la Paz Otto Hahn (2005).

Su vida, que Michael Mann inmortalizó para el cine con el rostro de Will Smith en 2001, se apaga ahora para dar paso a su leyenda. EFEDOC

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Obituarios