“Millennials”, música y su consumo

La forma en que las nuevas tecnologías moldean el espacio musical nos lleva a un escenario en el que un 75% de la música se consume en “streaming”, y el 84 % de los jóvenes la escuchan a través de sus teléfonos móviles.
  • J- El austríaco Gregor Schlierenzauer escucha música durante el entrenamiento de la prueba de salto de esquí en la pista de Okurayama de Sapporo, iJ- El austríaco Gregor Schlierenzauer escucha música durante el entrenamiento de la prueba de salto de esquí en la pista de Okurayama de Sapporo, isla de Hokkaido, al norte de Japón. EFE/Kay Nietfeld
  • Milenials2La piratería está a raya: el 98 % de consumidores de música de entre 16 y 24 años lo hace de manera legal, de acuerdo con los datos de “Music Consumer Insight Report”, de la IFPI. EFE/FELIPE TRUEBA
  • J- El austríaco Gregor Schlierenzauer escucha música durante el entrenamiento de la prueba de salto de esquí en la pista de Okurayama de Sapporo, i
  • Milenials2

Nora Cifuentes

Internet es la nueva herramienta para todo: series, libros, noticias… Todo lo que nos rodea está sufriendo un proceso de digitalización conviviendo, en mayor o menor medida, con otros formatos, ganando en inmediatez y accesibilidad.

En una era así, la música no iba a quedarse atrás. El incremento de su consumo a través de internet es imparable, especialmente a la hora de escucharla vía “smartphone”. Y, lo que es mejor: la piratería no es tanta como se pensaba. Los datos así lo confirman.

YOUTUBE: EL TRIUNFO DEL “STREAMING”

En septiembre de 2017 vio la luz el “Music Consumer Insight Report”, bajo el título de “Connecting with Music”, un estudio global sobre el consumo de la música a lo largo de este año, llevado a cabo por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI).

De acuerdo con este informe, el 75 % de la música que se consume a través de internet se escucha en “streaming” de vídeo, es decir, reproduciendo las canciones en videoplataformas, en lugar de descargándola. Mientras tanto, un 45 % de los usuarios de la red también eligen plataformas de “streaming” enfocadas solo al audio.

De todas estas plataformas, la líder indiscutible es Youtube, favorita del 46 % de los usuarios que prefieren el “streaming” en vídeo. Una cifra mayor aún entre los jóvenes, de los cuales el 80 % elige a la red social de vídeos más famosa del mundo para escuchar música.

De hecho, el 85 % de los usuarios de Youtube lo utilizan para escuchar música, que aportan a la industria musical algo menos de un dólar por cada uno de ellos. Como curiosidad, siempre según IFPI, el 76 % va directo a escuchar canciones que ya conoce en lugar de jugársela con los descubrimientos.

Pero no todo se reduce a Youtube. Hay otras plataformas de “streaming” musical conocidas. La que más puede sonarnos es Spotify, que cuenta con 140 millones de usuarios registrados, 60 de ellos de pago, y genera 20 dólares de beneficios a la industria musical por cada uno de ellos.

Otra plataforma popular es Soundcloud que, pese a atravesar serios problemas de financiación a lo largo de 2016 y 2017, cuenta con una media 175 millones de usuarios activos al mes, según expandedramblings.com. De ellos, casi un millón y medio son creadores de música, y Soundcloud alberga unas 150 millones de canciones.

Y no hay que olvidarse de que Apple tiene la suya propia, Apple Music, con 30 millones de suscriptores según statista.com.

PIRATERÍA, A RAYA

El aumento de la piratería es el temor más asociado al crecimiento del consumo musical en formato digital y “online”. Sin embargo, los datos de IFPI disipan ese miedo: el 96 % de usuarios de internet consumen música de manera legal, es decir, con licencia.

Y ojo, el porcentaje es muy elevado entre las nuevas generaciones: el 98 % de jóvenes de entre 16 y 24 años, escucha música con licencia. Y, de hecho, el 71 % de adolescentes de entre 13 y 15 años considera que la música es muy importante, y por eso prefieren consumirla de manera legal.

Todo esto podría deberse porque algunas de las plataformas son gratuitas, pero las de pago también se utilizan: en concreto, el 27 % paga por escuchar música en plataformas de audio “online”. Y, respecto al 39 % que se decantan por plataformas gratuitas, estas incluyen anuncios para apoyar a los artistas y a la industria musical.

Además, un 44 % de los usuarios compra música, ya sea adquiriendo formatos físicos (los CD’s siguen representando un 32 % de la música adquirida), o descargando copias digitales compradas legalmente (el 28 %).

Solo un 35 % de los usuarios descargan música “pirata”. Y, aunque suponga un ligero aumento, sigue siendo un porcentaje menos escandaloso de lo esperado. Además, el perfil de estos usuarios es claro: el 54% de ellos consumen otros contenidos de piratería y los buscan en Google.

De aquellos que se decantan por la legalidad y utilizan el “streaming” en plataformas de pago, el 90 % escucha música en el “smartphone”. De hecho, este dispositivo es el preferido para consumir música en general. Especialmente entre los jóvenes: el 84 % de encuestados de entre 16 y 24 años se decanta por el teléfono móvil.

Pese al imparable aumento del streaming, y el crecimiento del uso de los teléfonos inteligentes, hay que decir que las viejas costumbres se mantienen: el 87 % de las personas admitieron utilizar la radio para escuchar música. De ellos, el 35 % lo hace a través de internet.

Y es que lo tradicional sigue vigente. O, en ocasiones, resucita. Ha ocurrido en otros sectores con gran presencia “millennial”, como en la industria de los videojuegos, en la que los más jóvenes juegan a las viejas consolas; o en el cine, con reposiciones de antiguos títulos en la gran pantalla y remasterizaciones.

En la música, es el caso de los vinilos, que en su momento quedaron obsoletos ante la aparición primero de los casetes y luego de los CD’s, pero que ahora han resurgido y suponen un 17% de las compras de música.

Algo parecido les pasó a las cintas de casete el año pasado, al menos en Estados Unidos, ya que, según el informe anual de Nielsen Music, en este país las ventas de este viejo producto aumentaron un 74 % durante 2016.

A Friedrich Nietzsche se le atribuye la cita que afirma que “sin música, la vida sería un error”. Y parece que, pese a la estigmatización de los “millennials” entre los más escépticos, esta nueva generación tiene claro que no quiere cometer ese error. Por eso, la música sigue sonando dentro y fuera de la red… Y, mayoritariamente, dentro de la legalidad.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen