Merkel no se presentará a reelección como presidenta de la CDU

La canciller alemana, Angela Merkel, no se presentará a la reelección como presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU), según varios medios de comunicación que mencionan fuentes del partido.
EFE/Archivo EFE/Archivo

Merkel anunció su decisión ante la cúpula del partido, un día después de las elecciones regionales de Hesse, donde los partidos de la gran coalición sufrieron grandes pérdidas, según esas informaciones.
Hasta ahora, Merkel había sostenido que para ella la jefatura de la CDU y la cancillería eran dos cargos que debía ocupar la misma persona, mientras el partido esté al frente del Gobierno, y había declarado su intención de presentarse a la reelección el congreso de la agrupación en diciembre.
Canciller de la República Federal de Alemania desde el año 2005 y presidenta de la Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU) desde el año 2000, Angela Dorothea Kasner, vino al mundo en 1954, en Hamburgo.
Creció en una parroquia de pueblo de la ahora extinta República Democrática Alemana (RDA), donde su padre ejercía como pastor protestante.
Estudió entre Leipzig y Berlín y a los 23 años se casó con un compañero de estudios, Ulrich Merkel, del que conserva el apellido aunque el matrimonio apenas duró cinco años.
Posteriormente, conoció a Joachim Sauer, que se convirtió en el “consejero” de su tesis doctoral en Física y con el que, tras unos años de convivencia, se casó en 1998.
Por entonces su trayectoria política ya había despuntado.
En febrero de 1990 ingresó en la CDU y en 1991 Kohl la convirtió en ministra de la Mujer y la Juventud, necesitado de llenar su cantera con jóvenes talentos de la extinta RDA.
En 1998, alcanzó la secretaría general del partido, pero el impulso definitivo a su carrera le llegó en 1999, poco después de la derrota electoral de Kohl, cuando éste se vio envuelto en el escándalo de la financiación irregular del partido.
Llamó a sus filas a “emanciparse” de Kohl con un artículo publicado en el diario conservador “Frankfurter Allgemeine” y tomó las riendas de la CDU en el 2000, en un momento en que sus barones prefirieron esperar a que se calmaran las aguas.
En 2005 alcanzó la Cancillería, tras imponerse en las urnas por la mínima ventaja al animal político teóricamente superior que era el entonces canciller, el socialdemócrata Gerhard Schröder.
Derrotó a otros tres rivales socialdemócratas: Frank-Walter Steinmeier, en 2009; Peer Steinbrück, en 2013, y Schulz, en 2017.
En tres de esas legislaturas gobernó en gran coalición -la primera, la tercera y la cuarta-, mientras que en la segunda lo hizo con los liberales.
Su fuerte entre el electorado consiste en haber combinado su perfil de líder implacable y racional, alérgica a las estridencias, con el de la mujer a su manera cercana que, sin hijos propios, adoptó a sus compatriotas.
Su sangre fría y capacidad para no caer en la agresividad verbal o la arrogancia han marcado la carrera de esa mujer que se ha impuesto sobre todo aquel que cometió el error de subestimarla.

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas