Merkel activa la campaña para su reelección

La canciller alemana, Angela Merkel, ha salido en busca de sus bases y ha activado la campaña para su reelección, a diez meses de las próximas generales y consciente de la división que ha causado en sus filas conservadoras la acogida de refugiados.
La canciller de Alemania, Angela Merkel. EFE/Archivo/OLIVIER HOSLET
La canciller de Alemania, Angela Merkel. EFE/Archivo/OLIVIER HOSLET

 

Gemma Casadevall

 

Cuatro conferencias regionales y un encuentro virtual con la militancia de la Unión Cristianodemócrata (CDU), repartidos en las últimas semanas, han preparado el camino hasta el congreso federal que abrirá el próximo martes en Essen (oeste).
Merkel se someterá ahí a su reelección como líder del partido, diez días después de anunciar que optará al que sería su cuarto mandato en las generales previstas para septiembre de 2017.
En Essen se celebró ya en 2000 el congreso del que Merkel salió convertida en jefa de la CDU, ha recordado su secretario general, Peter Tauber. Ahí se perfilará ahora la estrategia del partido para las próximas elecciones.
Será una campaña “más emocional que las anteriores”, anticipó Tauber, quien ha seguido de cerca las conferencias regionales mencionadas y también el encuentro virtual mantenido el pasado jueves (1 de diciembre) con militantes de distritos electorales de todo el país.
Fue una vídeoconferencia de una hora larga entre la canciller y una treintena de interlocutores -seleccionados de un total de 800 preguntas recibidas en la central-, que dio a Merkel ocasión de mostrar cercanía y calibrar las inquietudes reales de su electorado.
El miedo por el impacto que la llegada de los refugiados -más de 1,3 millones desde principios de 2015- pueda tener en el tejido social, laboral o cultural alemán y en la seguridad nacional pesaron sobre el resto de temas preseleccionados.
“Soy padre de familia y por primera vez en mi vida temo por el futuro y la seguridad de mis hijos en este país”, confesó uno de los militantes, que se identificó como antiguo becario de la fundación Konrad Adenauer, el patriarca fundacional de la CDU.
“Entiendo sus miedos y los tomo en consideración”, respondió Merkel, quien ratificó su compromiso con las preocupaciones del ciudadano común, para añadir que el liderazgo político implica, también, asumir esos u otros disensos.
La líder defiende su línea, sea en el trato directo con las bases o en la conversación virtual, y también su rechazo a imponer el límite de 200.000 refugiados por año que le exige tanto el ala más derechista de la CDU como la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU).
“La CDU y la CSU son partidos distintos”, recordó Tauber, aunque declinando responder a la pregunta de si le parece “imaginable” un gobierno de Merkel sin su partido hermanado, como ha llegado a plantear el líder bávaro, Horst Seehofer.
“Merkel nunca aceptará un límite a la llegada de refugiados”, afirmó hoy en un encuentro con periodistas extranjeros el politólogo Hajo Funke, quien estimó que las posiciones de la CDU y la CSU no son tan distantes, pese a los pronunciamientos hostiles de Seehofer.
A su juicio, la jefa del Gobierno, en el poder desde 2005, hizo lo correcto al anunciar su nueva candidatura y está revalorizada como factor de estabilidad frente a populismos derechistas.
En Alemania no hay un peligro inminente de que la derecha radical -representada por la emergente Alternativa para Alemania (AfD)- se dispare a posiciones parecidas a las de sus homólogas austríaca, francesa o escandinavas.
A escala nacional, se le pronostica hasta un 15 % de los votos, lo que refleja una evolución de por sí alarmante, admitió Funke, en un país donde hasta ahora ninguna formación ultraderechista logró nunca escaños en el Parlamento federal (Bundestag).
El desafío de Merkel es calmar las aguas entre sus bases sin traicionar su línea, ya que la perseverancia es su señal de identidad como líder, recordó Funke.
Merkel asumió la jefatura de la CDU con el partido hundido en el escándalo de financiación irregular revelado en 1999, cuando pasó a la oposición tras los 16 años de Gobierno bajo Helmut Kohl.
En 2000 fue elegida presidenta con un 95,6 % y desde entonces ha sido reelegida siete veces con resultados que oscilaron entre el 88,4 % de 2004 y el 97,9 % conseguido en 2012.
Se da por descontado que Merkel será reelegida en Essen, aunque ni Taube ni el politólogo quisieron aventurar un resultado ni tampoco con qué porcentaje se medirá su éxito o fracaso. EFE