BRASIL ECONOMIA

El mercado financiero toca el cielo en Brasil ajeno a la turbulencia política

El mercado financiero vive en Brasil su momento más álgido de la última década, ajeno a la crisis política de un Gobierno alineado con sus principios y centrado en una agenda económica que alimenta el optimismo de los inversores.
Fotografía de la sede del Banco de Brasil en Sao Paulo. El mercado financiero toca el cielo en Brasil ajeno a la turbulencia política. EFE/Archivo/FFotografía de la sede del Banco de Brasil en Sao Paulo. El mercado financiero toca el cielo en Brasil ajeno a la turbulencia política. EFE/Archivo/Fernando Bizerra Jr

por Carlos Meneses Sánchez

Ni la denuncia contra el presidente brasileño, Michel Temer, por corrupción pasiva ni las querellas contra la cúpula de su partido o las investigaciones que salpican a varios de sus ministros, ningún escándalo parece afectar negativamente al capital.

Según analistas consultados por Efe, esto se debe a que el sector financiero ha descontado posibles costes políticos y está más interesado en las perspectivas macroeconómicas, las condiciones del mercado externo y la agenda del Gobierno, sin grandes cambios a pesar de los escándalos en los que se ve implicado.

La bolsa de Sao Paulo cerró en la víspera con 74.319 puntos básicos, un resultado récord que supera el obtenido el 20 de mayo de 2008, cuando la sesión terminó en las 73.516 unidades.

Un escenario más positivo

De acuerdo con Ignacio Crespo, analista de la corredora Guide Investimentos, actualmente hay un “escenario más positivo” que “parece fortalecer a Temer y al Gobierno” después de que se hayan puesto en tela de juicio las confesiones de los directivos del grupo JBS, que implicaron al jefe de Estado en asuntos de corrupción.

“El riesgo de una segunda denuncia del (fiscal general, Rodrigo) Janot contra Temer disminuyó mucho. La delación de JBS debilita el contenido de una eventual denuncia, que debe salir, pero muy debilitada. Políticamente está en un momento más favorable”, aseguró a Efe Crespo.

La Cámara de Diputados archivó la denuncia por corrupción pasiva contra el mandatario, lo que impidió abrirle un juicio penal, pero la Fiscalía estaría preparando una segunda querella que podría presentar esta misma semana, según estiman medios locales.

Para el profesor Joelson Sampaio, del centro de estudios económicos Fundación Getulio Vargas (FGV), “la crisis política no es determinante” en el mercado, pero “en cierta forma ya está un poco más petrificada”, es decir, se da por descontada o absorbida.

Desde el pasado 2 de agosto, día en el que la Cámara Baja decidió no enjuiciar a Temer, hasta este lunes, el mercado de Sao Paulo ha avanzado el 10,7 %, porcentaje que salta hasta el 28,3 % desde que el presidente asumiera definitivamente el poder el 31 de agosto de 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff.

“Desde la entrada de Temer hay una mejora en los índices de confianza, hubo un cambio en el equipo económico, hay una agenda de reformas, con varias ya aprobadas, y eso mudó bastante la visión de los inversores”, subraya Crespo.

Con Temer llegaron las reformas

Con Temer llegó un amplio paquete de reformas de corte liberal y un severo ajuste fiscal -que han tenido como respuesta dos huelgas generales- para revertir la crisis económica que todavía siente Brasil, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) se desplomó más del 7 por ciento en los dos últimos años.

En el presente ejercicio algunos indicadores macroeconómicos se han recuperado parcialmente, pese a la todavía preocupante tasa de desempleo que alcanza al 12,8 % de la población activa.

El PIB registró una expansión del 1 % en el primer trimestre y del 0,2 % en el segundo, mientras el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, considera que Brasil comenzará 2018 a un ritmo de crecimiento del 3 % anual.

“El mercado trabaja con la permanencia del equipo económico del Gobierno y eso es lo más relevante (…) La situación política ya petrificó”, asegura a Efe Paulo Di Blasi, profesor de la FGV.

En su opinión, el principal “gatillo” para que el mercado financiero suba de manera tan acentuada es la bajada en las tasas de interés, como ha ocurrido en Brasil en los últimos meses.

La última fue la semana pasada, cuando el Banco Central recortó un punto porcentual la tasa básica de interés hasta el 8,25 %, la octava reducción consecutiva.

El mercado aún tiene “más combustible” si las previsiones de crecimiento se mantienen en positivo, añade Di Blasi.

En el horizonte, el Gobierno quiere sacar adelante antes de que termine el año la polémica reforma del sistema de pensiones, paralizada desde el estallido de la crisis política, y ya piensa en una reforma tributaria, medidas que pueden prolongar todavía más la fiesta en el mercado financiero brasileño. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen