El mercado de fibra óptica se consolida en España

El mercado de la fibra óptica en España, que ha superado los 5 millones de conexiones, ha dinamizado el sector de las telecomunicaciones de banda ancha y será mayoritario en poco tiempo.
En la imagen, una parte del cable submarino de fibra óptica utilizado entre el Caribe y Centroamérica. EFE/Archivo/MAR GONZALOEn la imagen, una parte del cable submarino de fibra óptica utilizado entre el Caribe y Centroamérica. EFE/Archivo/MAR GONZALO

 

Isaac Arocas

 

El mercado español de fibra, con el 29, 7 % del total de los usuarios de banda ancha, lidera el aumento de clientes en Europa, según datos publicados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El éxito de esta tecnología se debe principalmente a que alcanza velocidades superiores y cubre distancias mayores que el ADSL, actualmente características indispensables para acceder a los avanzados servicios de contenidos multimedia.

La fibra óptica hasta el hogar (FTTH) se ha incrementado en 1,8 millones de líneas, hasta alcanzar un parque total de 5 millones de conexiones, según el último informe de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) de enero de 2017.

Por el contrario, la tecnología ADSL, basada en la línea de cobre, ha seguido un camino totalmente opuesto y ha descendido en 1,3 millones, hasta dejar un parque de 6,3 millones.

De continuar estas tendencias, los analistas estiman que la fibra óptica superará al ADSL al final de 2017 y pasará a ser la tecnología mayoritaria de banda ancha fija. De hecho, Telefónica ya cuenta con más clientes de fibra que de ADSL gracias a la aceleración en el proceso de migración.

La evolución del mercado de la fibra está marcada por la singularidad del sector de las telecomunicaciones en nuestro país, ya que la empresa dominante del mercado, Telefónica, fue monopolio estatal.

Obligada a compartir sus redes para favorecer la competencia ante las protestas de los demás operadores, esgrime la necesidad de optimizar su impulso inversor en esta tecnología.

Movistar, la marca comercial con la que opera Telefónica, es la mayor red de FTTH de Europa, por delante de las implantadas por Deutsche Telekom en Alemania o BT en Reino Unido.

Le siguen la francesa Orange, que ocupa el segundo puesto gracias a la adquisición de Jazztel y al esfuerzo inversor, y Vodafone, que cuenta también con la tecnología híbrida entre fibra óptica y cable coaxial HFC, proveniente de la compra de ONO.

Esta era la radiografía del sector hasta que se ha visto sacudido por el histórico acuerdo entre Vodafone y Telefónica por el que la británica tendrá acceso de manera inmediata a la práctica totalidad de la red de la operadora española a un precio mayorista acordado.

De esta manera, Telefónica rentabilizará con mayor rapidez el esfuerzo financiero realizado en el despliegue de la red al asegurarse un pago por parte de la británica por el acceso a la fibra.

A su vez, Vodafone ampliará la cobertura nacional para extender su oferta de servicios de banda ancha ultrarrápida y evitará nuevos despliegues.

Este movimiento estratégico cambiará el escenario del sector de las telecomunicaciones, ya que el pacto no es exclusivo, por lo que no es descartable un acuerdo mayorista similar entre Telefónica y Orange.

La ultima regulación de la CNMC, por la que Movistar tiene la obligación de compartir sus redes en toda España salvo en 66 ciudades, había marcado la situación del mercado de la fibra hasta este momento.

Aunque España es referencia europea en cuanto a despliegue de fibra óptica, todavía tiene asignaturas pendientes a nivel de velocidad y precios. EFE