Media Europa asfixiada y en alerta por ola de calor

Media Europa sufre los rigores de la ola de calor extremo originada por un potente anticiclón en el norte de África que está provocando temperaturas récord, incluso superiores a los 40 grados, en latitudes tan alejadas geográficamente como Suiza o Portugal.
Varios niños juegan en una fuente en Niza, sur de Francia. Foto/Efe-ArchivoVarios niños juegan en una fuente en Niza, sur de Francia. Foto/Efe-Archivo

En Portugal, uno de los países más afectados, 11 de sus 18 distritos están en nivel de máxima alerta, con temperaturas medias de 40ºC de máxima y 25ºC de mínima y el Instituto Portugués del Mar y del Ambiente prevé para Évora (en la frontera con la zona española de Badajoz) una máxima de 45ºC que podría llegar a los 47ºC, una de las más altas de su historia.
En España, con temperaturas diurnas extremas y noches asfixiantes, sobre todo en el interior del país, donde se alcanzarán los 40ºC, la ola de calor se ha cobrado ya la vida de dos personas en el sureste del país.
Las autoridades aconsejan hidratarse y evitar la actividad física al aire libre.
En Francia, treinta y cuatro departamentos del noreste, zona mediterránea y valle del Garona han sido declarados en alerta naranja por el servicio nacional de meteorología, ante la subida de las temperaturas que en los próximos días se extenderá a todo el país.
Italia, vive también la ola de calor más intensa del verano boreal pese a que su punto álgido ya ha pasado.
No obstante, en Roma, Protección Civil ha repartido botellas de agua en las zonas de mayor concentración turística, como el Coliseo o los Foros Imperiales, mientras los visitantes aprovechan las numerosas fuentes para refrescarse.
La montañosa Suiza padece un calor poco habitual con temperaturas en algunas zonas de hasta 36 grados y niveles de alerta máxima decretados por el Servicio Meteorológico del Estado.
También en Alemania persiste el calor extremo, después de que se hayan alcanzado unos inusuales 39,5 grados en el “Land” de Sajonia-Anhalt (este).
Las mínimas nocturnas en Alemania se han situado en unos 26ºC en el este, lo que los meteorólogos califican de “noches tropicales” nada propias de estas latitudes.
El nivel de algunos ríos ha bajado a mínimos históricos y en el caso del Elba, ello ha permitido que se vea la munición acumulada en el lecho desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial.
Más al norte, persiste la alerta por los incendios forestales en Suecia, después de que a lo largo de la última semana se registraran más de 80 focos activos por altas temperaturas.
En el este de Europa, concretamente en la República Checa, se han alcanzado temperaturas máximas de 38ºC.
Austria sufre temperaturas por encima de los 30ºC en la mayor parte del país y con picos en las horas centrales de unos 35.
Junto al aumento del consumo eléctrico, la ola de calor ha reducido el de cerveza en Austria, el segundo país del mundo que más litros (106) consume per cápita, porque allí no se sirve muy fría.
En Bélgica, el Real Instituto Meteorológico prevé que las altas temperaturas se mantengan los próximos días y ha emitido una alerta naranja por fuerte calor para seis provincias.
El citado organismo vaticina con un 60 % de posibilidades que la ola de calor haga de agosto un mes mucho más caluroso de lo normal.
Por su parte, el Real Instituto Meteorológico de Holanda ha decretado el código amarillo en toda la mitad sur del país donde prevé que las máximas se sitúen entre los 30 y 35 grados centígrados.
Holanda acaba de vivir una ola de calor de 13 días, en los que la temperatura máxima llegó a los 38,2 grados el pasado 26 de julio, apenas cuatro décimas por debajo del récord histórico, de agosto de 1944. EFE

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Documentos