Martin McGuinness, líder histórico del IRA

Martin McGuinness, exviceministro principal de Irlanda del Norte y antiguo comandante del Ejército Republicano Irlandés (IRA), muere a los 66 años.
EFE/Archivo EFE/Archivo

El histórico dirigente dimitió a principio de enero de su puesto en el Gobierno autónomo, lo que provocó la caída del Ejecutivo y obligó a Londres a convocar elecciones regionales el pasado 2 de marzo.
Poco después de abandonar su cargo anunció que dejaba también la política al padecer amiloidosis, una grave enfermedad degenerativa que le ha afectado al corazón.
Casado y padre de cuatro hijos, Martin McGuinness nació en 1952 en el Bogside, el barrio católico de Derry (Irlanda del Norte), e ingresó en el IRA en 1969, condición que no le impidió iniciar en 1972 negociaciones secretas con el Gobierno británico para lograr un alto el fuego definitivo del grupo armado, que llegaría en 1997.
Su habilidad política y su carisma entre los voluntarios del IRA le convirtieron pronto en uno de los máximos exponentes de la doble estrategia de la “urna y el rifle”: la mezcla de política y violencia como única vía para la reunificación de la isla.
Su reputación como estratega político y militar choca, no obstante, con algunas controvertidas decisiones que tomó en momentos clave para el secreto proceso de paz, antes de la firma del acuerdo del Viernes Santo (1998), cuando el IRA todavía ejercía considerable influencia sobre el Sinn Fein y no al revés.
En 1997 fue elegido diputado en la Cámara de los Comunes, puesto para el que sería reelegido en 2001, 2004 y 2010, mientras en 1998 logró un escaño en la Asamblea norirlandesa, que mantuvo hasta las elecciones autonómicas del pasado mayo.
Tras la breve restauración de la autonomía norirlandesa, entre 1999 y 2002, McGuinness sirvió como ministro de Educación en el Gobierno de poder compartido entre católicos y protestantes.
En 2007 le llegó el turno de regir los destinos de la provincia junto a su eterno enemigo, Ian Paisley, con quien llegó a mantener una cálida relación profesional y personal.
Con el sucesor del reverendo en el Gobierno y en el DUP, Peter Robinson, no existió el mismo “feeling” y las tensiones entre sus respectivos partidos desde 2011 marcaron su convivencia en el Ejecutivo, hasta provocar la dimisión de McGuinness el pasado 9 de enero.

Etiquetado con:
Publicado en: Obituarios