Mariano Rajoy jura como presidente del Gobierno español

El líder del PP, Mariano Rajoy, jura como presidente del Gobierno español, cargo al que accedió en diciembre de 2011 y que renovó tras su reelección por el Congreso de los Diputados el pasado sábado.
EFE/Archivo EFE/Archivo

Conocido por ser un político casi imperturbable, Rajoy, de 61 años, empezó su carrera política a mediados de los 80.
Tras hacer política local en Galicia dio el salto a Madrid a principios de los años 90 y en 1996 se convirtió en ministro del Gobierno de José María Aznar.
Fue precisamente este histórico líder del centroderecha español quien le eligió como su sucesor.
En 2004, la conmoción por los atentados de islamistas radicales en Madrid -casi 200 muertos- tres días antes de los comicios y la pésima gestión que el Gobierno del PP hizo de la tragedia causaron la derrota del partido y el ascenso al poder de los socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero.
Empezó entonces un período difícil para Rajoy, quien en 2008 volvió a perder las elecciones ante Zapatero.
No obstante, resistió los embates y mantuvo el poder en el partido, mientras ya se vislumbraba una crisis económica brutal que se llevó por delante a varios gobiernos europeos, entre ellos al ejecutivo socialista en España.
A finales de 2011 Rajoy vio realizado su sueño y en las elecciones de noviembre el PP ganó por mayoría absoluta, con 186 escaños, cifra superior incluso a la que tuvo Aznar en el año 2000.
Durante cuatro años, los duros ajustes y los casos de corrupción vinculados a personalidades y cargos públicos del PP pasaron factura y en los comicios de diciembre pasado el partido perdió 59 diputados, aunque mantuvo el primer puesto.
Rajoy no perdió la compostura y, por primera vez en democracia, en febrero declinó el ofrecimiento del rey Felipe VI de optar a la reelección por considerar que no tenía apoyos.
Ya como presidente interino, sin competencias plenas, Rajoy vio desde su escaño al socialista Pedro Sánchez intentar reemplazarle sin éxito.
La repetición electoral de junio permitió al PP mejorar sus resultados, todavía lejos de una mayoría de gobierno, pero Rajoy está vez sí acudió al debate de investidura, para quedar a seis escaños de ser reelegido.
Cuatro meses después, a dos días de culminar ese plazo que hubiera supuesto una nueva convocatoria electoral, Rajoy fue elegido por el Congreso gracias a la abstención de su rival histórico, el PSOE, sumido ahora en una crisis sin precedentes.

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas