Maratón de Nueva York, Príncipe de Asturias de los Deportes 2014

El Maratón de Nueva York, la carrera más popular del mundo, ha sido galardonado este miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2014, al que optaban un total de veintidós candidaturas de trece nacionalidades.
EFE/ArchivoEFE/Archivo

Con 43 años de historia, la Maratón de Nueva York (TCS New York City Marathon) se ha convertido en la mayor y más popular carrera de este tipo celebrada en el mundo cada año. Del apenas centenar de deportistas que tomaron la salida en su primera edición se ha pasado a más de 100.000 llegados de todos los rincones del planeta en las últimas ediciones.

La de Nueva York forma junto a las de Boston, Chicago, Londres y Berlín el selecto grupo de las cinco grandes maratones mundiales.

La primera Maratón de Nueva York fue organizada en el año 1970 por Fred Lebow y Vince Chiappetta y tuvo lugar en Central Park. De los 127 participantes que tomaron la salida, sólo 55 la acabaron. Los ganadores fueron premiados con pulseras baratas y trofeos reciclados de béisbol y de bolos. El precio que tuvo que pagar cada participante fue de un dólar y el presupuesto total de la carrera ascendió a mil dólares.

Cinco años después, la participación ascendió a 2.090 personas que corrieron por las calles de los cinco barrios que componen la Gran Manzana, en una celebración del deporte y la diversidad que incluyó el paso por cinco de los puentes de la ciudad. En 1978, se proclamó por tercera vez campeona la noruega Grete Waitz que en las ediciones posteriores alcanzaría la cifra de nueve victorias.

Uno de los momentos más emocionantes de la historia de la carrera neoyorquina tuvo lugar en 1992 cuando uno de los dos creadores de la Maratón de Nueva York, Fred Lebow, enfermo de cáncer cruzó la meta, flanqueado por la campeona noruega Grete Wait, en un tiempo de cinco horas y media.

En el vigésimo quinto aniversario de la prueba, Fred Lebow murió del cáncer contra el que había estado luchando los dos años anteriores y fue sustituido en la dirección de la carrera por Allan Steinfeld. Un año más tarde el público neoyorquino fue testigo del triunfo de la keniata Tegla Loroupe, la primera mujer africana en hacerlo.

El espíritu de comunidad que da vida a la Maratón de Nueva York se hizo especialmente visible en noviembre de 2001, sólo dos meses después de los atentados terroristas del 11 de septiembre contra el World Trade Center, e hizo de la carrera un símbolo de esperanza y de renovación para los participantes y los habitantes de la ciudad.

Aunque la edición de 2012 tuvo que ser cancelada debido a los efectos del huracán Sandy, muchos de los inscritos se reunieron para correr juntos y otros muchos se desplazaron a las zonas más afectadas para ayudar en los trabajos de recuperación.

El último récord batido por la popular prueba neoyorquina fue en su última edición, la de 2013, cuando más de 50.000 corredores cruzaron la meta de llegada. EFE-doc