Manuel Fernández “Lito”, dirigente histórico de UGT

Manuel Fernández "Lito", dirigente histórico de la Federación del Metal del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT), ha fallecido en el Hospital Universitario Central de Oviedo a la edad de 67 años.
Manuel Fernández 'Lito' durante una rueda de prensa en 2011. EFE/Alberto MoranteManuel Fernández 'Lito' durante una rueda de prensa en 2011. EFE/Alberto Morante

“Lito” había sufrido recientemente una operación de corazón y acudió anoche al Hospital al sentirse indispuesto, indicaron fuentes de UGT en el Principado.

Nacido en Mieres (Asturias) en 1947, cursó estudios de Derecho y desarrolló su actividad profesional en la factoría de Ensidesa en Veriña, Gijón, donde fue responsable de la sección sindical de UGT.

En 1997 fue nombrado secretario de Organización en Gijón, y un año después pasó a ocupar igual cargo en la Federación Regional. Más adelante, en 1979, accedió al puesto de secretario general de UGT en Asturias.

En el Congreso Extraordinario del Metal, el 22 de octubre de 1988 fue elegido secretario general de esa federación, cargo que ocupó durante 25 años y que abandonó en septiembre de 2013, al jubilarse.

Durante esos años fue reelegido en varios congresos y en 1994 cuando Nicolás Redondo decidió retirarse, se presentó a la secretaría general. Competía entonces con Cándido Méndez y dicen sus compañeros, que ese año se retiró para no forzar la votación y no tensar la situación del sindicato.

Sin embargo, al año siguiente, 1995, en un Congreso extraordinario volvió a presentarse y llevó su candidatura a término aunque finalmente perdió por escasísimos votos.

Esa disputa por la secretaría general no supuso una interferencia en las relaciones con Méndez, si no todo lo contrario, ya que él entendía que el sindicato estaba por encima de las posiciones políticas.

Por eso recompuso su relación con Méndez y tanto él como su Federación llegaron a ser uno de los principales apoyos en la estabilidad de la organización.

Manuel Fernández “Lito” era un sindicalista “de raza lobo”, según aseguran sus compañeros de militancia, pero, sobre todo, era “dialogante” en una Federación, la del Metal, muy dura en las negociaciones donde había impuesto una máxima: “Negociar-presionar, pero siempre para volver a negociar”.

Publicado en: Obituarios