Malcolm Turnbull, reelegido primer ministro de Australia

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, y su coalición Liberal-Nacional gobernarán con mayoría absoluta los próximos tres años tras conseguir 76 de los 150 escaños de la Cámara Baja. Con su victoria, Malcom Turnbull ha adelantado que no habrá cambios "a gran escala" en el nuevo Ejecutivo.
El australiano Malcolm Turnbull ha ganado en las elecciones legislativas y será de nuevo primer ministro.EFE/Archivo
El australiano Malcolm Turnbull ha ganado en las elecciones legislativas y será de nuevo primer ministro.EFE/Archivo

El primer ministro en funciones es uno de los políticos con las mayores fortunas del país y es defensor del republicanismo, la lucha contra el cambio climático y la innovación.

De talante conciliador, Turnbull asumió las riendas del Ejecutivo australiano en septiembre de 2015 y ha tenido que conciliar con las facciones más conservadoras de la coalición que lidera y que está integrada por su formación, el Partido Liberal, y el Partido Nacional, que representa al sector rural.

Nacido en Sidney el 4 de octubre de 1954, fue criado desde los nueve años por su padre, Bruce, después de que su madre, la escritora y académica Coral Lansbury, abandonara el hogar familiar.

Tras estudiar en escuelas públicas y en una privada gracias a una beca, Turnbull se graduó en Derecho en la Universidad de Sídney y en la de Oxford, lo que le permitió trabajar más tarde como periodista y abogado.

En la década de 1980, cuando se casó con Lucy Hughes, se hizo famoso por ganar al Gobierno británico una demanda para que el expía del MI5 Peter Wright pudiera publicar un libro sobre espionaje titulado “Spycatcher”.

En los noventa, Turnbull inicia su carrera como banquero e inversor, una actividad profesional que le permitió amasar una fortuna junto a su esposa, que ascendía en 2005 a unos 96 millones de dólares.

En 1993, Turnbull se convirtió en líder del Movimiento Australiano Republicano, cargo que abandonó en 2000, un año después de implicarse en la celebración de un referéndum para que la reina Isabel II de Inglaterra dejara de ser la jefa de Estado de Australia.

Turnbull entró a la escena política australiana cuando fue elegido en 2004 como parlamentario del Partido Liberal y en 2007 fue nombrado ministro del Ambiente y Recursos Hídricos en el Gobierno conservador de John Howard, cargo que desempeñó hasta las elecciones del año siguiente en las que se impusieron los laboristas.

En la campaña de esos comicios, en los que revalidó el escaño, se mostró partidario de ofrecer a las parejas homosexuales el derecho a recibir las mismas compensaciones en caso de fallecimiento, y en 2012 abogó por el pleno reconocimiento de estas uniones civiles.

Tras la derrota conservadora, Turnbull fue nombrado en 2008 líder del Partido Liberal, días antes de convertirse en el primer dirigente de esta formación que admitía haber fumado marihuana de joven, lo que entonces calificó de “una muy mala idea”.

En noviembre de 2009 ordenó a su partido dar apoyo al plan del Gobierno laborista de Kevin Rudd para reducir las emisiones de carbono, pese a la abierta oposición de varios de sus diputados, que acabaron sustituyéndolo en el cargo por Tony Abbott en una moción de confianza que perdió por un solo voto.

Abbott llegó al poder en septiembre de 2013 y Turnbull se desempeñó como ministro de Comunicaciones hasta que casi dos años después le arrebató el liderazgo del partido en otra votación interna que lo convirtió en jefe del Ejecutivo argumentando que su predecesor fracasó en el manejo económico del país. EFE/doc

Publicado en: Protagonistas