Malala vuelve por primera vez a Pakistán desde que fue atacada

Malala Yousafzai ha regresado por vez primera a su país, Pakistán, donde hace cinco años y medio un talibán trató de hacerla callar a tiros por su defensa de la educación de las niñas.
25/01/2018.- Malala Yousafzai en el Foro de Davos (Suiza). EFE/Archivo/Laurent Gillieron
25/01/2018.- Malala Yousafzai en el Foro de Davos (Suiza). EFE/Archivo/Laurent Gillieron

La joven, de 20 años, ha sido recibida con honores por el Gobierno y las autoridades paquistaníes; y ha visitado su ciudad natal, Mingora, en el noroeste del país.

Malala fue víctima de un atentado por defender la educación de las niñas y ganó el Nobel de la Paz por su labor en ese campo, pero, sin embargo, es despreciada por muchos en Pakistán, donde algunos la acusan de ser una espía, de traición por abandonarlo o de simular el ataque que casi la mata.

Nacida el 12 de julio de 1997 en la ciudad de Mingora (Pakistán), Malala Yousafzai adquirió notoriedad al escribir un blog para la BBC utilizando el seudónimo de Gul Makai. En dicho blog denunciaba las atrocidades sufridas bajo el régimen del Tehrik-i-Taliban (TTP), que ocupó militarmente el valle del río Swat matando a muchos de sus habitantes, destruyendo las escuelas y prohibiendo la educación de las niñas entre los años 2003 y 2009.

El 9 de octubre de 2012, cuando volvía a su casa tras realizar unos exámenes, el vehículo en el que viajaba con otras quince niñas fue abordado por dos hombres armados que preguntaron quién era Malala y, tras identificarla, le dispararon. Las balas impactaron en la cabeza de la niña y los agresores la dieron por muerta aunque sobrevivió al ataque.

Fue ingresada de urgencia al hospital de Rawalpindi, donde le extrajeron una bala que tenía alojada en el cuello; y posteriormente trasladada a Reino Unido, en parte porque los terroristas afirmaron que volverían a intentar matarla.

A partir de ahí, vino la lenta recuperación y el ascenso de Malala como icono internacional con una celebrada aparición en Naciones Unidas.

En 2013, Malala y su padre, Ziauddin, crearon una fundación para concienciar acerca del impacto social y económico que tiene la educación de las niñas.

Su labor fue reconocida en octubre de 2013 con el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia que otorga el Parlamento Europeo.

En 2014 se convirtió a sus 17 años en la Premio Nobel de la Paz más joven de la historia, galardón que compartió con Kailash Satyarthi, activista contra el trabajo infantil en la India.

Malala reside en Reino Unido y estudia en la Universidad de Oxford.

“Yo soy Malala”, su autobiografía, se ha convertido en un superventas internacional.

EFE/DOC

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas