Maialen Chourraut, una madre campeona olímpica

La piragüista Maialen Chourraut ha conseguido el segundo oro para la delegación olímpica española en la modalidad de K1 de piragüismo slalom de los Juegos de Río 2016
La piragüista Maialen Chourraut durante la Copa del Mundo celebrada en 2015 en Cracovia (Polonia). EFE/Archivo/EPA/Jacek Bednarczyk La piragüista Maialen Chourraut durante la Copa del Mundo celebrada en 2015 en Cracovia (Polonia). EFE/Archivo/EPA/Jacek Bednarczyk

Nacida en Lasarte el 8 de marzo de 1983, Chourraut comenzó a practicar el piragüismo como afición en la playa de La Concha con 15 años. Su pareja, Xabi Etxaniz, es también su entrenador y el responsable técnico del área de slalom de la Federación Española.

Cuando se colgó el bronce en Londres 2012, la guipuzcoana se quedó con cierto sabor agridulce porque se le había escapado la gloria absoluta.

En ese momento comenzó a pasar por su cabeza un reto si cabe mayor: ser madre y demostrar que se podía continuar en la elite para incluso dar el salto a la gloria dorada olímpica.

Perfeccionista, trabajadora infatigable, dio a luz a Anne en 2013. La pequeña llegó por cesárea y eso dificultó su recuperación y la posibilidad inmediata de entrenarse al máximo.

Vive con Etxaniz y Anne en La Seu d’Urgell (Lleida), donde disponen del canal creado en su día para los Juegos de Barcelona’92.

En Deodoro encontró la bajada perfecta que tanto ella como Xabi Etxaniz siguen asegurando que no existe y en una final pletórica apabulló a sus rivales.

Ocho años atrás, en Pekín vivió el sinsabor de una eliminación tempranera, en Londres jalonó su carrera con un bronce y en Río alcanzó el sueño buscado durante tanto tiempo y que se marcó como reto doble cuando optó por la maternidad.