Lula, precandidato a las presidenciales brasileñas

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil ha lanzado la precandidatura para las elecciones de octubre del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción y virtualmente inhabilitado, quien asumió desde prisión la "misión" de volver a la Presidencia del país por "responsabilidad".
El expresidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva. EFE/ARCHIVOEl expresidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva. EFE/ARCHIVO

“Sé que mi candidatura representa la esperanza y vamos a llevarla hasta las últimas consecuencias porque tenemos de nuestro lado la fuerza del pueblo”, manifestó el expresidente en un manifiesto leído en el acto de lanzamiento de su postulación, celebrado en el municipio de Contagem, en el estado de Minas Gerais (sudeste).

El partido de izquierdas reunió a sus dirigentes, líderes sindicales, artistas e intelectuales en un evento que repetirá en todos los estados de Brasil durante los cuatro meses que faltan para unos comicios que se presentan como los más inciertos desde la democratización del país, en 1985.

“Lula será registrado como nuestro candidato el día 15 de agosto de este año”, expresó la presidenta de la formación, la senadora Gleisi Hoffmann, quien previamente reiteró en rueda de prensa que el exjefe de Estado es “inocente” y el “único” en condiciones de “sacar a Brasil de la crisis y pacificar el país”.

No obstante, la candidatura de Lula (2003-2010), que lidera todas las encuestas de opinión, está próxima a ser declarada nula ya que las leyes electorales brasileñas prohíben a condenados en segunda instancia, como es su caso, que se postulen a cargos públicos.

 

Datos relevantes de Lula:

Nacido en 1945 en Pernambuco, en el empobrecido noreste brasileño, aprendió a sobrevivir en la calle y a los 15 años se hizo tornero y se acercó al movimiento obrero.

Llegó a presidir el poderoso sindicato metalúrgico y saltó a la política a finales de los 80, en los estertores de la dictadura.

Se unió a políticos de izquierda para fundar el Partido de los Trabajadores ( PT) y estrenó una carrera meteórica antes de soñar con la Presidencia, que logró en 2002, en su cuarto intento (1990, 1994, 1998). En ocho años de gestión, sacó de la pobreza a 28 millones de personas y lideró una “revolución” pacífica que situó a Brasil entre los protagonistas de la agenda mundial.

Pero el romance comenzó a truncarse en 2005, con los primeros escándalos de corrupción del Partido de los Trabajadores.

Busco alianzas para la reelección y, con una popularidad del 87 % al final de su gestión, eligió a Dilma Rousseff para continuar el proyecto.

Su plan, sin embargo, se vino abajo por una “tormenta perfecta” que combinó una profunda crisis económica con la escasa popularidad de Rousseff y un pacto de sus antiguos aliados para terminar con la “era PT”, en agosto de 2016.

Su situación judicial se complicó el 20 de septiembre de 2016 después de que el magistrado responsable de las investigaciones del caso Petrobras abriera un proceso en su contra al aceptar la denuncia por corrupción y lavado de dinero, cargos por los que fue condenado en primera instancia el 12 de julio de 2017 a nueve años y medio de cárcel. La condena fue ratificada el 24 de enero de 2018 y elevada a doce años y un mes.

La Corte Suprema le abrió las puertas de la cárcel el 5 de abril de 2018 después de rechazar un “habeas corpus” presentado por su defensa que habría postergado su encarcelamiento. Más tarde, el 7 de abril, se entregó a la Policía para cumplir la pena de 12 años de prisión a que fue condenado por corrupción.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas